Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 21 de agosto de 2019

Dutsiland

Mi Amigo Invencible

El nuevo disco de Mi Amigo Invencible, el septeto formado en la ciudad argentina de Mendoza, abre muchas líneas de fuga en un disco lleno de foco. Nueve temas que, aunque incorporan elementos de músicas atmosféricas, siempre pivotan sobre el género canción.

Qué: Disco (Independiente)

«Vamos, vamos, vamos. Vamos a donde sea, pero vamos». Parado exactamente en la mitad del disco, Mariano Di Césare parece arengar a su propia banda para soltar amarras. No es que hiciera falta. Producido y grabado junto al californiano Luke Temple en el Estudio El Attic, Dutsiland es un largo viaje hacia el fondo de la noche.

Formada hace doce años en la ciudad argentina de Mendoza, Mi Amigo Invencible se ha convertido en una de las bandas contemporáneas más importantes del rock argentino. Un septeto con una gran dinámica en vivo que, cada vez que llega al estudio, decide concentrar un estado de ánimo. Uno de sus mejores discos, de hecho, se titula La nostalgia soundsystem (2013).

Mezclado en San Francisco junto a John McEntire (músico de Tortoise, productor de Yo La Tengo y Stereolab), Dutsiland tiene la virtud de abrir muchas líneas de fuga en un disco lleno de foco. Nueve canciones que, aunque incorporan elementos de músicas tan atmosféricas como el krautrock (Fósil), el dub (Dutsiland) y el propio ambient (el final de Nadie en la casa), siempre pivotan sobre el género canción. Su pop-rock, en ese sentido, suena cercano y extraño.

Con todo su arrojo existencial o su humor lacónico, las letras son cosa seria. «Si tenés aguante, deberías animarte –provocan. Si tenés estilo, deberías relajarte». Llegado un punto, cualquiera se empieza a preguntar dónde queda ese sitio llamado Dutsiland. El mapa para acceder es impreciso y el GPS habla con un vocoder. «Vamos, vamos, vamos –proponen. Vamos a donde sea, pero vamos».

Mi Amigo Invencible Dutsiland

Enlaces relacionados: