youtube-noc
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 16 de noviembre de 2019

Dirigido por el argentino Joaquín Cambre, el nuevo vídeo del chileno Gepe pone la marca de su salto major. Un melodrama místico y ligeramente psicodélico donde el pop se toca con charango y las influencias no significan ningún placer culposo.

Qué: Videoclip

A comienzos de año, llegó la noticia. Después de casi quince años junto al sello Quemasucabeza, Gepe había firmado contrato con Sony Music. Aunque a esa altura ya era un emblema del indie, el traspaso no era una sorpresa. No solo porque su crecimiento estaba por romper el dique, sino porque el chileno nunca escondió su hambre: las canciones de discos como GP (2012) o Estilo libre (2015) pedían pista en el anfiteatro grande del pop. ¿O qué otro artista del indie es capaz de invitar a Wendy Sulca?

Gepe

Las huellas del salto major, sin embargo, están por aquí y allá. Por empezar, el flamante Prisionero está producido por Cachorro López y su videoclip es obra de Joaquín Cambre: un realizador argentino capaz de trabajar con tanques multiplatino como Gustavo Cerati, Julieta Venegas, Romeo Santos, Maná, Calle 13 y el mismísimo Arjona.

Así, mientras las imágenes proponen una telenovela mística y ligeramente psicodélica, la canción concentra ideas recurrentes y obsesiones nuevas. Por un lado, el uso pop del charango y el beat bailable de la cumbia. Por el otro, la influencia improbable del grupo mexicano de música andina Los Llayras («su trabajo en cuanto a lo sonoro y a los arreglos musicales me influenció muchísimo», dice Gepe) y la estructura melodramática del despecho. Dicho sea de paso: escuchar a Gepe rimar «gil ingrato» con «pelagatos» no tiene precio.

Enlaces relacionados: