Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 12 de noviembre de 2019

Arroz tres delicias

Putochinomaricón

El artista postinternet Chenta Tsai Tseng, más conocido como Putochinomaricón, publica su primer libro, Arroz tres delicias. Sexo, raza y género. Un compendio de relatos y vivencias personales aderezadas con recetas tradicionales chinas.

Qué: Libro (edita Plan B)

Resulta complicado hablar del sentimiento de pertenencia cuando no existe el arraigo y la idiosincrasia se torna nómada, a medio camino entre el lugar de origen y un nuevo emplazamiento que, en pos de la identidad, nos desprecia y nos excluye. Sin embargo, siempre queda la memoria para recordar el edén perdido o el escribir un libro como Arroz tres delicias. Hablamos del ensayo –o también memorias precoces, usted decide– que Putochinomaricón, ahora despojado de su disfraz, ha publicado y en las que reivindica la esencia de un nuevo paradigma: ser chino, gay y activista.

Asegura Chenta Tsai Tseng que «todas las minorías comparten una historia parecida». La suya, además, cuenta con dos países que le rechazan como migrante. «Eres una banana; blanco por dentro, amarillo por fuera», recuerda el escritor como le increpaba su tía en las primeras páginas del libro, al mismo tiempo que descubre al lector el secreto del punto del arroz. Putochinomaricón establece un nuevo arquetipo que aborda desde la tricotomía que titula su primer libro: sexo, raza y género. Aquí, el autor se desprende del personaje y la performance, para alzar la voz ante una sociedad sin inteligencia emocional hacia lo diferente o lo que es lo mismo: «gente de mierda».

Arroz tres delicias – Booktrailer

La memoria escudriñada, el racismo interiorizado o un ejercicio de autoconocimiento se pasean por esta recopilación de historias a través de un discurso en primera persona. Sin necesidad de caer en un ejercicio catártico, sino el de no permitir que «alguien pueda manosear esta historia». Frívola e irónica en algunas partes, el autor exhibe su carácter reivindicativo. Sin embargo, y a pesar del tono activista que puedan desprender estas páginas, no estamos ante un libro protesta; sino más bien ante un juego de espejos en el que podemos situarnos en el otro lado, el diferente, y empatizar. Por cierto, ¿sabían que el arroz tres delicias no se inventó en China?

> Leer fragmento aquí

Putochinomaricón Arroz tres delicias

Enlaces relacionados: