Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 12 de noviembre de 2019
Marina L. Riudoms
Foto: Laia Nadal

Había una fiesta

Marina L. Riudoms

Había una fiesta es la primera novela de la editora y escritora barcelonesa Marina L. Riudoms. Una historia de ficción sobre el paso a la madurez forzado por un hecho traumático y una fiesta que parece no tener fin.

Qué: Libro (edita Caballo de Troya)

Había una fiesta constituye el pulso a la falsa libertad de la que ahora bebemos las mujeres. Un ejercicio de supervivencia y autorrescate en el que Marina L. Riudoms nos salva sin importar lo que un mundo androcentrista ha decidido. La escritora recupera las vivencias de Nadia, Jero, María y Paula en su periplo por la costa de Nápoles. Un viaje que emprenden en grupo, pero solas: «Quattro ragazze da sole». Y es esa soledad impuesta la que rompe con una escritura afable, desprovista de artificio, ingenua e inocente; forzando a las protagonistas –y al lector– a entrar de lleno en la vida adulta.

Uno avanza a través de esta novela con la imperiosa necesidad de descubrir qué ha pasado y se topa con un discurso que no se limita a indagar en la herida, sino en hurgarla. La voz narrativa llega a increpar al lector, el narrador omnisciente deja de saberlo todo por un instante y unas páginas en blanco invitan a la reflexión del trauma y prosigue, del mismo modo en que sigue la vida. La personalidad de los personajes se esconde tras la frustración, alimentada por el miedo y el asco, y dejando en clara evidencia la fragilidad de las protagonistas. Aquellas que, en un principio, se mostraban libres, exhibiendo su sexualidad sin pudor y celebrando su juventud con la euforia que acompaña a su edad.

Marina L. Riudoms construye la trama en torno a un recuerdo recurrente que irrumpe en cada capítulo vehementemente, discreto en sus inicios y algo más violento a medida que la fiesta avanza. Aunque éste no es el diario de viaje de cuatro adolescentes, Había una fiesta es una novela que incomoda y duele. Una historia con regusto amargo sobre la amistad, el abuso sexual, la muerte y la incertidumbre.

Hay belleza en lo traumático, lo grotesco y la tristeza. Disfruten de la fiesta.

> Leer fragmento aquí

Marina L. Riudoms Había una fiesta

Enlaces relacionados: