Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 12 de noviembre de 2019

Manu Chao ilegal. Persiguiendo al clandestino

Kike Babas y Kike Turrón

El problema con los ríos de tinta es que manchan mucho, sobre todo si son fuera del agua y no vienen de un calamar: la figura de Manu Chao los ha sufrido, para bien o para mal. Los Kikes son más sutiles, casi quirúrgicos, y evitan sin esfuerzo los lugares comunes gracias a la heterodoxia formal y esa voz propia que caracteriza su obra literaria, en la que las biografías tienen un peso notable. Con el galogalaico Chao y su disco catártico bordan el bodegón.

Qué: Libro (edita BaoBilbao)

Manu Chao se llama José Manuel Arturo Tomás Chao Ortega, es hijo de emigrantes gallegos y nació en París hace cincuenta y ocho años. Antes de darse a conocer como líder de Mano Negra formó parte de las bandas Hot Pants y Los Carayos. En 1998 comenzó su carrera en solitario con el álbum Clandestino y desde entonces viene capeando con gallardía todo tipo de juicios valorativos que trascienden lo musical y muerden en su modo de manejarse dentro del mundillo musical. Volviendo a la música, aquella ópera prima individual dejó una huella indeleble como revisitación de las canciones protesta, en un tono diametralmente alejado de la nostalgia.

Sin embargo, los Kikes han sabido tirar un poquito del matiz morriñoso para plasmar en letras una buena onda que arranca en 1994, cuando artista y escribanos se conocieron en Madrid. Así, el libro recuerda el punto y final de Mano Negra y el trasiego posterior de Chao por diversos enclaves de África, América y Europa, asimilando (vampirizando un poquito, pero sin hacer sangre: al revés) todo tipo de sensaciones; ese compendio de sonidos e imágenes se tradujo luego en los versos y compases de cada canción incluida en Clandestino. Chao ha construido una carrera sumadora: con su voz a las causas justas, con el «y sigue» detrás del signo del «más» para que rebroten otras ilusiones, haciendo mutis por el foro cada vez que el cuerpo se lo pide, porque desaparecer un rato lleva implícita la alegría de ulteriores reencuentros.

Con Manu Chao ilegal. Persiguiendo al clandestino, los autores, que mantienen una bonita, fructífera e intermitente relación con el músico, proponen un viaje literario por su trayectoria desde la publicación de Clandestino hasta la actualidad.

Manu Chao ilegal

Enlaces relacionados: