Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 7 de abril de 2020
Fito Páez

La conquista del espacio

Fito Páez

Grabado en los Estados Unidos con un plantel de notables, el nuevo disco de Fito Páez hace un atajo entre la calle y la cama. Finalmente, solo con su guitarra y las cuerdas, se pregunta por la naturaleza del canto.

Qué: Disco (Sony Music)

Si seguimos al Capitán Páez, la batalla por la frontera final se libra con una cabalgata progresiva. La conquista del espacio abre con el subidón de la orquesta, sin tomar rehenes («entre los artistas no se encuentra el enemigo») y con una suerte de cita para La grasa de las capitales, de Serú Girán. Claro que el espacio –el espacio según Páez– no es precisamente la escenografía de Kubrick: puede ser la calle, el mapa de sus emociones, el encordado simétrico de su piano. La libertad primera y última. Si vamos, parece decir Páez, vamos a por todo.

Grabado entre Ocean Way (Nashville), Igloo Music (Burbank) y los célebres estudios Capitol (Hollywood), el disco tiene un hándicap alto de producción. Suena, como diría Nathy Peluso, caro. Buena parte del elenco es el mismo de siempre: los músicos de la banda y la producción son de la casa, pero algunos ingredientes alteran la ecuación. Por un lado, la orquesta: la Nashville Music Scoring Orchestra. Por el otro, la base: un team de ocasión entre Guillermo Vadalá, su bajista histórico, y el baterista de Paul McCartney. El –literalmente– enorme Abraham Laboriel Jr.

La conquista del espacio no va de la cama al living. Canción por canción, el disco se saltea un ambiente y encuentra el atajo que comunica directamente la calle con la alcoba. De pronto se clava el cuchillo beatle del arrepentimiento (Resucitar) y, diez minutos después, fotografía a los desangelados que duermen a la intemperie de Buenos Aires (Gente en la calle, con la voz invitada de Lali Espósito). En La canción de las bestias finalmente se queda solo. Preguntándose por la naturaleza del canto con una guitarra acústica y el movimiento de las cuerdas bajo la noche estrellada: «si me preguntan qué quiero cantar, es la canción de las bestias».

Programado para su estreno público durante un multitudinario concierto de cumpleaños en Rosario, La conquista del espacio nació directo en cuarentena. El espacio, con el protocolo vigente, ya no será la fiesta popular. Será, en principio, otra cosa. La pregunta es, como dirían los Babasónicos, qué cosa.

Fito Páez La conquista del espacio

Enlaces relacionados: