Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 24 de octubre de 2020
RomeroMartín Manifiesto

Manifiesto

RomeroMartín

La senda de raíces y cables prosigue su fértil estado de salud por medio de RomeroMartín, dúo firmante de Manifiesto, uno de los discos de los que más se debería hablar en los próximos meses.

Qué: Disco (Ground Control)

Tras adelantos tan apetitosos como Nana del culo o Tango de la coca, ya había ansias por comprobar si tan inspiradas raciones de flamenco-synth no vampirizarían al resto de hermanas seleccionadas para dar cuerpo a su primer álbum. Dichas dudas son solventadas a las primeras de cambio con la épica morentiana de Saeta del pirómano. Solo por la intensidad sacro-cósmica alcanzada en estos casi cinco minutos de puro éxtasis ya estaría más que justificada la existencia de esta criatura de gracia divina y sustrato reivindicativo, tal como en Nací como quise yo (zambra), desde ya, uno de los himnos más lúcidos y sentidos que se hayan escrito jamás sobre identidad y género.

Tampoco es casualidad que ese canto a la diversidad que es el Tango de la coca se la dediquen en sus conciertos a Vox, ni que en el disco broten versos del poeta de la contracultura chilena Pedro Lemebel. Porque, no nos engañemos, estamos ante un trabajo que, más allá de sus vibrantes atributos sonoros, da pleno sentido a su título: Manifiesto. Uno que ha sido bendecido con ocho variables de cómo recomponer la semántica flamenca a golpe de beat y tapizado cibernético. Tradición que ratifica la teoría más rotunda de Godard: lo clásico solo puede nacer de la modernidad y la innovación. Y a buena fe que esta enredadera de músicas libres confirma esta realidad, la de un álbum que destaca por algo tan difícil de encontrar en nuestro pop de hoy en día: originalidad a raudales y brotes de inspiración sísmica. En una palabra, monumental.

RomeroMartín Manifiesto

Enlaces relacionados: