Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 22 de octubre de 2020
San Ignacio

La identidad es una trampa

San Ignacio

Desde Argentina, el tercer álbum de San Ignacio promueve un golpe a las fronteras geográficas con nueve piezas de poesía electrónica, coplita, tropicalismo, nu jazz y funk carioca rebajado. Entre los convidados a la sonoridad trashumante están Arnaldo Antunes, Lola Bhajan, El Remolón, Rumbo Tumba, Projeto Mujique, Xanducero, Mr. Island y siguen las firmas. La cereza: no hay un solo bombo en negras.

Qué: Disco (Fértil)

Ha corrido mucho bajo el puente desde las primeras cruzas danzarinas de ZZK Records y Fértil Discos, por citar dos referencias concurrentes entre folclore y electrónica. Nos quedamos cortos al hablar de fusión, mixturas, mezclas de estéticas, guateque sideral, bailongo digital e instrumentación tradicional. San Ignacio parece decirnos «basta de perseguir la novedad», más bien el asunto va por entregarse a las emociones que prodigan las músicas más allá de trazas de estéticas y estilos.

La apertura de La identidad una trampa es instrumental con Esto no es un poema, que se completará hacia el final del álbum. Se escucha el traqueteo de un tren, se puede divisar el paisaje aunque la velocidad lo devore con rapacidad. Hay cuerdas andinas, sintetizadores… ¿A dónde vamos? Al paso de Lola Bhajan, artista múltiple y activista trans que le pone voz a la copla digital Tengo el derecho de amar, terciada con un «Déjenme tranquila / déjenme gozar».

En O bem, Projeto Mujique se manda con un canto de evocaciones ancestrales, ¿hay amazonia? Hay portugués, es que San Ignacio desde el Delta del Paraná argentino viaja dos veces por año a Brasil para embeberse de su cultura y cosechar amigos. El quinto tema Antes del gobierno popular, un solo dueño; después del gobierno popular, muchos dueños junto a Rumbo Tumba, recuerda indefectiblemente al grupo pionero de la electrofusión de bordes profundos llamado Zort. Y vaya la coincidencia, la mezcla del disco estuvo a cargo de uno de sus miembros, Andrés Oddone.

En el salpicón vamos a la canción siete, llamada simplemente Yo también quiero, como vos, canchas de fútbol abandonadas en donde paste el ganado, y patrulleros abandonados en la playa, a punto de ser integrados por la arena y el sol, en compañía de El Remolón, uno de los referentes de Fértil. Hay downtempo reflexivo, melanco, telúrico, aunque al promediar la pieza se cumbiea con un poco de güiro y cencerro.

La identidad es una trampa se vertebra a través de una larga poesía de San Ignacio que aparece fragmentada y en cuenta gotas a lo largo del disco, y finalmente cede lugar al alegato de Arnaldo Antunes Esto no es un poema: «Hoy / vi / aterrorizado / a un artista asesinado / Moa do Catendé / maestro de capoeira / autor de Badaué / por causa de una diferencia política (…)». Hay mucha más gente y sonoridades que las citadas participando de esta obra. Descúbralas, dele play, cierre los ojos, abra el corazón.

San Ignacio La identidad es una trampa

Enlaces relacionados: