Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 3 de diciembre de 2021

Todo mal

Casero

Había expectación ante el debut en largo de Casero, un trabajo intimista que, afiliado a las propiedades narcóticas del bedroom-pop, emerge como pieza de orfebrería pop altamente sugestiva.

Qué: Disco (Primavera Labels)

Ya había ganas de imaginarse lo que podía de dar de sí Gabriela Casero fuera del redil Mow. Y, a buena fe, que la pregunta ha sido respondida con valentía y una notable carga de inspiración. Aunque lo que más transciende es su ambición por prefijar unas líneas de acción instrumentales muy asentadas, con el fin de dar vida a un ramillete de canciones invocadas bajo los ya conocidos preceptos del pop de mesa de camilla.

Desde el punto trip hop brumoso en Frutos secos al vacío rítmico en la espectral Islas desiertas, Gabriela define las pulsaciones mínimas que marcan los latidos en slow-motion del resto de Todo mal, paseo a trote suave con irresistibles crecidas tan vitalistas como Los planes contigo, en la que se alía con Cariño.

Cállate es otro de los momentos culminantes, cierre ideal para un álbum donde la invitada es Russian Red, con la que entrecruzan su voz en un estribillo de terciopelo, prácticamente, aerostático.

Delicias pop minimal como Los domingos pueden llegar a recordar a unos Depeche Mode en la penumbra de principios de los noventa. Esta misma sensación ocurre en el magnético tecno-pop de alcoba armado para Cuanto más, punto culmen de tan suculento frasco aromático de reflejos en la sombra, saca repleta de referencias musicales que ha articulado bajo caligrafía indietrónica y un tono vocal neutro exacto para expresar emociones y pensamientos de duermevela, de esas que se piensan pero casi nunca se dicen en voz alta.

En definitiva, un disco más que notable que define la perfección su diálogo estilístico para próximos envites con la inspiración.

Casero Todo mal

Enlaces relacionados: