Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 8 de marzo de 2021

Aparecidas

Leiton

Leiton es uno de los reyes de las cuerdas gordas en el panorama nacional, y su nueva apuesta vuelve del revés cualquier tipo de cliché; el Les Claypool del trópico se marca toda una declaración de intenciones, con el aporte cantor de su compadre Drexler en una pieza.

Qué: Disco (Raso)

Una buena mezcla de sabores, panacea tantas veces invocada y a menudo prostituida como concepto, consiste en ligar bien las cosas para hacerlas homogéneas o, por el contrario, hallar un nexo común entre ingredientes de muy distinto pelaje.

A esta segunda opción responderían las Aparecidas de Leiton el canarión, bajista y contrabajista de prestigio en el concierto nacional español que tiene la capacidad de saltar todo tipo de fronteras con un estilo depurado. El sonido del bajo lo envuelve casi todo –alguna pieza baja el pistón– y proviene de un instrumento singular, que como señala el propio artista es muy utilizado en el son jarocho mexicano: la leona, una verdadera apisonadora rítmica que Leiton maneja con maestría.

Por el disco se pasea el funk, la raíz latinoamericana, la milonga (hermosísima: ahí luce su voz cazallera) la canción de autor y el sudor del frenesí; en el tema de apertura, Dinero por amor, Leiton asusta y conquista por la fiereza de su interpretación, para pasar acto seguido a un temple casi bucólico.

No en vano Leiton ha amoldado sus virtudes al servicio de animales escénicos como Niña Pastori, Chano Domínguez, Jorge Pardo o Vicente Amigo, además de su colega Jorge Drexler, que le acompaña en un hermoso tema de este disco, Manifiesto por la presencia. Del charrúa toma su gusto indisimulado por los quiasmos y otros liricismos. La finísima guitarra de Vicent Huma también asoma, así como las colaboraciones de Javier Calequi o Juan Berbín. El resultado es espectacular, un disco vibrante que se mete en las venas y tamborilea en las sienes.

Leiton Aparecidas

Enlaces relacionados: