Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 3 de diciembre de 2021
L Kan

¡Viva la farsa!

L Kan

Tras más de dos décadas ofreciendo la cara más chanante del mundo pop, L Kan prosigue su metodología, aunque en esta ocasión con su colección de canciones más inspirada hasta la fecha.

Qué: Disco (Subterfuge)

A estas alturas, pocos esperaban el trabajo definitivo del grupo epítome del mal llamado tonti pop, al que se han tomado la molestia de dignificar (si es que hacía falta…) a base de un arco iris de absurdos colores Feber. Porque No es una crisis es una estafa es la versión gominola total de los primeros Mecano. En otras como Conversación monumental el clasicismo acústico adoptado recuerda a los momentos más grandilocuentes y barrocos de Pet Shop Boys. Por otro lado, el pulso eurodisco se hace fuerte en la contagiosa Animal en extinción, puntualmente ornamentada con esos atmosféricos sintes de fondo dignos de O.M.D. En cambio, Esta ciudad no existía vibra en modo sinte Yazoo.

En todo momento, asistimos a una celebración por todo lo alto del espíritu synth pop del 81. Eso sí, también hay espacio para dejes latinos como en el reggaetón chipiritifláutico de Yo quiero follar (canción gag) o en la minimal Como soy tan rara, una versión imperdible del rey de la música parrandera paisa colombiana Gildardo Montoya.

Cortes como este último definen la concepción juguetera con la que L Kan adorna su universo de piruleta infantil, trufado de chistes internos y espíritu tan chanante que, dentro del aburrimiento consensuado en el pop de hoy en día, acaba por ser políticamente incorrecto. Porque nadie más que el grupo madrileño es capaz de dedicarle una canción a una cartera de correos o abordar la adicción al pan, tal que en Para con el pan.

Por cosas como estas y porque es, sencillamente, una banda inimitable y extrema en su forma de expresión, esta nueva entrega del combo más delirante de Madrid se hace más necesaria que nunca.

L Kan ¡Viva la farsa!

Enlaces relacionados: