Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 18 de octubre de 2021
Dina Ramírez
Foto: Lalo Domínguez

Tres caras

Dina Ramírez

En cuatro años la saxofonista guatemalteca Dina Ramírez ha lanzado tres discos de estudio. No solo son álbumes de jazz. Tienen mucho más. Son fundamentalmente de jazz, pero es un jazz ecléctico, narrativo, lleno de drama y personalidad. No son solo improvisaciones. Son pequeños paisajes sonoros, efímeras explosiones musicales, pequeños musicales con inicio, nudo y desenlace. Son historias.

Qué: Disco (Independiente)

Tres caras es un pequeño musical, una banda sonora, una obra en tres actos. Es un disco de jazz, pero no solo jazz. Sus canciones van del jazz tradicional, a las improvisaciones, a rolitas de minuto y medio con spoken word. Febrero, la primera canción del disco, empieza veloz, tenaz; el saxo y el piano platican, dialogan, discuten, y al cabo de dos minutos, hartos uno del otro, dan paso a un bajo y un beat inesperado, casi antagónico.

Le sigue Kiosco que empieza, claro, jazz, pero despierta de repente con un beat casi lo-fi y donde los instrumentos avanzan como dándose codazos y finaliza (en poco más de tres minutos) volviendo al argumento melódico del inicio; una pequeña ópera con final abierto.

Somorrostro es quizás la canción más jazz del disco, donde prevalece las improvisaciones, con breves intervenciones del saxofón de Dina. Ok, la canción más larga del disco (4:10), es dramática, intensa, potente, melancólica también, y en donde Dina vuelve a usar uno de sus característicos elementos: riffs melódicos (como en Distante de Conde Daniel, trabajo publicado en 2018) que repite sin desgastarlos, que reitera sin consumirlos, que renueva con refrescantes cambios melódicos.

I.D.T.B.A. se asemeja a los interludios que le escuchamos en ya mencionado Conde Daniel: un piano, un saxo, un brevísimo relato musical sin tensión o drama, pero que añade otra variante a la amplia narrativa del disco, tal y como lo hace la siguiente canción con el que empieza un tipo de «tercer acto». Farewell, con el acompañamiento de la cantante Ivanna Ramírez, es soul, neo soul, jazz vocal; la voz de Ivanna es frágil, bellísima, devastadora, demoledora.

Le sigue 6 AM cuya actitud y esquema melódico invitan a la experimentación, al goce, a romper límites. 6 PM, igual de experimental, nos devuelve la voz de Ivanna, por ratos fluye sutil, por ratos acelera trepidante, termina vertiginosa.

Sí, Tres caras es un disco de Dina Ramírez, pero no teme compartir el protagonismo con otros instrumentos o que su saxo sea un personaje de relleno, apenas presente, por ratos ausente; lo que sea para avanzar la narrativa de la canción, del disco.

Dina Ramírez Tres caras

Enlaces relacionados:

AECID Centros culturales en Centroamérica