Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 7 de diciembre de 2021
María Rodés y La Estrella de David
Foto: Sergio Albert

Contigo

María Rodés y La Estrella de David

Había mucha curiosidad por saber qué podía salir de la conjunción de David Rodríguez (La Estrella de David) y Maria Rodés, dos de los talentos más singulares del mapamundi pop español. El resultado es una maravillosa extravagancia country pop que poco –o nada– tiene que envidiar a los grandes tótems del estilo.

Qué: Disco (Elefant)

Lo primero que enamora del contacto con estas canciones de juguetón trote cowboy es la soltura con la que la poliédrica Maria Rodés afronta la interpretación vocal de este conjunto de cortes, para los que la mutación al castellano de la típica dicción anglosajona, metamorfosea en una especie de sueño exótico pop como el cuajado en Lo que venga ya vendrá. No es menos sorprendente la fluidez natural con la que se desenvuelve su compañero de aventuras para la ocasión, capaz de erizarnos los pelos con la emoción fronteriza insuflada en cada átomo de Viernes.

Producidos por el gran Sergio Pérez (Svper, Pegasvs), todo suena como dentro de un cuadro realista de sonidos alambicados al fresco, tanto con sutiles detalles de cuerdas como de toques de guitarra enhebrados con pasión hogareña. No hay rastro de detallismo artificial en tan boyante conjunción de mecanismos, perfectamente ensamblados en esta obra mayor.

Obra mayor donde el latido ranchero se conjuga con el terciopelo pop oxigenante que sobrevuela esta docena de demostraciones de cómo traducir caligrafías ajenas desde modismos caseros de acción, siempre plenos de inspiración. Ya sea desde la festividad bluegrass o el folk-pop mayestático de Venga va. Esta última es una muestra más que definitiva de la grandeza que supura este trabajo de amor conjunto por una cultura sonora que han vampirizado y hecho suya, total y absolutamente. De diez, y nos quedamos (muy) cortos.

María Rodés y La Estrella de David Contigo

Enlaces relacionados: