Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 6 de diciembre de 2022
Soleá Morente
Foto: Alfredo Arias

Aurora y Enrique

Soleá Morente

Que Soleá Morente es un espíritu libre ha quedado claro desde el mismo día que comenzó su carrera discográfica. Trayectoria ejemplar que alcanza un nuevo pico con Aurora y Enrique, un intimista y memorable disco isla, o de transición, compuesto bajo la estela de sus progenitores.

Qué: Disco (Elefant)

Dotada del bichillo de la inquietud, si hay una cosa que está clara es la imposibilidad de que Soleá Morente se repita de un disco para otro. Lógicamente, en su caso, esto es una bendición. Sobre todo, cuando el resultado es un trabajo como Aurora y Enrique, con el que el portento granadino se adentra más que nunca en la materia onírica del pop cósmico.

Y lo hace de diferentes maneras, ya sea desde la evocación planetaria de Ayer como a través de la mesura flamenca, casi de condición a lo John Martyn, con la que se expresa en la hermosa Yo y la que fui. También hay espacio para la tensión electro New Order, tal que en su intensa alianza con Triángulo de Amor Bizarro en Domingos, mediante la que la banda gallega le devuelve el favor que ya les hizo Soleá con su memorable versión de Asmr para ti.

Otro que comparte labores con Soleá es Marcelo Criminal, con quien se marca una deliciosa tonada pop con un título tan significativo como Marcelo Criminal.

Ya sea sola o acompañada, lo que siempre asoma es el fuego de la inspiración. No hay espacio para la paja en esta nueva demostración de poderío, más personal que nunca y evocadora, donde el intimismo toma el control de un conjunto de canciones aerostáticas abierto y cerrado por Aurora (su madre) y Enrique (su padre), los dos momentos más emotivos del lote, a través de los que su espectro flamenco emerge más hermoso y astral que nunca.

Soleá Morente Aurora y Enrique

Enlaces relacionados: