Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 21 de mayo de 2022
Rosario Alfonso
Foto: Luz Andrea Sierra

De canciones tristes y otras sutilezas

Rosario Alfonso

A tres años de la salida de su aplaudido disco de debut, la cantautora chilena Rosario Alfonso expande su universo sonoro con nuevas instrumentaciones y evoca con delicadeza el cancionero latinoamericano de antaño. Diez canciones catárticas sobre quiebres amorosos dejan algunas recetas para sobreponerse y varias melodías para tararear en el proceso.

Qué: Disco (Uva Robot)

Con la honestidad de un diario de vida, Rosario Alfonso comenzó el año presentando un disco lleno de cicatrices dibujadas por una relación amorosa que no prosperó, por más amor que hubiera ahí dando vueltas. «Con tanto amor a cuestas, cómo no fue a durar», canta la compositora y artista visual en Negación (single adelanto que fue estrenado en julio de 2021 junto a un videoclip realizado por Luz Andrea Sierra) y resume parte del concepto general de De canciones tristes y otras sutilezas, un melodrama acústico con jerga chilena y resiliente espíritu latinoamericano.

Sin dejar de lado el cuatro venezolano –fiel compañero con el que Rosario levantó las preciosas canciones de su debut Lo primero (2018)– y continuando con la búsqueda de desanudar sentimientos profundos a través de la música, la apertura de pecho esta vez incorpora nuevos sonidos en exquisitos arreglos para trompeta, trombón, flugelhorn, contrabajo y chelo.

Esta expansión del universo sonoro que fortalece la huella latinoamericana en la obra de Alfonso viene de la mano de la colaboración de colegas de la canción, esos mismos a los que la cantautora hace alusión en el clip de Negación y que, de alguna manera u otra, reconoce como remedio contra la tristeza del romance que no pudo ser. Es que sin amigos todo es más difícil, más solitario, y con amigos como los de Rosario las canciones crecen junto a la calma de saber que al final está todo bien –como ella misma canta en la dulce y necesaria Canción para acunar– y abrazadas a los deseos tan puros de amor propio y ajeno que se erigen con sabiduría en la maravillosa Que no te haga falta nada, una tierna caricia de seis minutos.

Y como la vida siempre da sorpresas y todo proceso tiene vuelcos inesperados, De canciones tristes y otras sutilezas también. De un momento a otro, el clima acústico e intimista que atraviesa todo el disco se transforma con Chamullento, último tema que cuenta con la colaboración en voces de Benjamín Walker y que propone una nueva cara del sonido de Rosario Alfonso gracias al uso de elementos electrónicos y aires bailables. Una prueba de la creatividad que brota del trabajo en conjunto entre la artista y su productor Yaima Cat y que manifiesta la posibilidad de bailar el dolor; de disfrutarlo y sudarlo para dar vuelta la página, para pasar a la siguiente canción.

Rosario Alfonso De canciones tristes y otras sutilezas

Enlaces relacionados: