Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 21 de mayo de 2022
Silvana Estrada
Foto: Sol Talamantes

Marchita

Silvana Estrada

Imposible mesurar la inmensidad de su talento; escucharla eriza cada fibra del cuerpo. Tras una larga espera por fin llega Marchita, el primer (y gran) álbum de la talentosa cantautora mexicana Silvana Estrada.

Qué: Disco (Altafonte/Madame Vodevil)

Inconcebible pensar que el canto no era prioridad en la vida de Silvana Estrada. Eso hasta que colisionó con el productor musical Charlie Hunter y juntos crearon el jazzistico Lo sagrado. Fue entonces cuando el sentido de orientación de la veracruzana cambió para nuestro deleite.

Desde que emergió de las aguas del pueblo costero que la vio crecer, su personalidad y congruencia artística se han impuesto ante el mundo. Eso la ha llevado a recorrer latitudes remotas endulzando los sentidos, cual sirena cantora, de aquellos que se cruzan con sus melodías.

Habiendo tenido la fortuna de degustar su EP Primeras canciones, entre otros cortes musicales, estábamos advertidos sobre los estragos que dejaría en el alma su avasalladora personalidad. Y después de varios años finalmente tocó tierra Marchita, su anhelado largo aliento que le canta a ese infaltable amor en la vida de toda joven mujer: el que se piensa eterno pero resulta breve y sin embargo pasional, intenso y doloroso… El que deja las mayores lecciones de vida.

A lo largo de once obras maestras, Silvana narra épicamente esta fase de su vida, secundada por su cuatro venezolano que se resguarda contra su pecho, muy cerca del corazón, dictando las notas que abrazan el suplicio y la pena que embarga su ser. Por primera vez no avanza solitaria y se deja acompañar por una orquestación de cuerdas, coros y ritmos que robustecen la producción.

Nuevamente, el uso que da a las palabras es poesía pura, pocas veces vista entre las cantautoras contemporáneas; de cada verso emanan las frases más estremecedoras y de su voz puede decirse todo y nada, vibra hiriente y lastimosa pero también rumorosa y apacible, según corresponda.

Pareciera que la veracruzana ha sido arrancada de la época dorada de la canción latinoamericana. Sin embargo, es una habitante de nuestro presente que a través de Marchita nos recuerda que siempre se puede renacer de las cenizas de un amor vehemente… y que es posible que toda la pasión y mexicanidad existente, pueden contenerse en minimalistas obras de arte musical.

Silvana Estrada Marchita

Enlaces relacionados: