Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 21 de mayo de 2022
Cariño

Cariño

Cariño

Tras un lustro de espera desde su irrupción en el circuito pop, el trío madrileño Cariño publica su primer LP oficial, vitamina C para iluminar almas con la batería bajo mínimos.

Qué: Disco (Sonido Muchacho)

Fue en los años 90 cuando un grupo como Los Fresones Rebeldes se convirtió en la diana sobre la que la crítica lanzó dardos en forma de etiquetas despreciativas como «tontipop». Dicha eclosión vitalista de espíritu naif caló y sobrevivió al menosprecio por medio de una gran cadena pop que llega hasta nuestros días por medio de una serie de bandas cuya mayor virtud, y diferencia con el resto, es su capacidad para empatizar desde el desprejuicio total por almidonar nuestro día a día con canciones-piruleta. Las mismas donde el azúcar es la sangre que corre por sus venas, y no superficialidad nacida de la pose sin más.

Así fue como Astrud, La Casa Azul o Chico y Chica nos han brindado algunos de los tesoros pop salvavidas más estimulantes del gran vivero pop español. A este mismo pelotón pertenece Cariño, cuyo flamante álbum, de título homónimo, rebosa capacidad para hablar en un idioma generación Z que cala con la misma naturalidad con la que saca adelante estribillos gominola.

Explosiones líricas capaces de competir con los dioses del jangle pop (como Heavenly o Talulah Gosh) y, al mismo tiempo, desplegar un crisol de emociones que sobrevuelan en el meridiano entre sensaciones azules y arrebatos de autoestima por sobrevivir en un mundo marcado por códigos de comunicación totalmente despersonalizados.

Bajo las dudas generadas por este tic-tac rutinario emergen hits cegadores como los impepinables No me convengo, Año de mierda y Llorando en la acera. Que esta terna es suficiente para certificar la excelencia de este álbum es algo que no vampiriza al resto del repertorio, excelso y enfocado en un hecho central: resplandecer en una docena de canciones de pop poliédrico, capaz de jugar con jugosas estructuras synth como Algo ha cambiado, adentrarse en terreno reggaetón con Bonus trap o transportarnos al Nintendo pop de dibujos animados con Tamatgochi.

No hay respiro en una sucesión imparable de ultra coloristas himnos generacionales, con los que, definitivamente, Cariño se ha ganado el cielo y, de paso, ha conseguido lo que parecía imposible: superar en todos los sentidos a su memorable EP de debut, Movidas.

Cariño Cariño

Enlaces relacionados: