Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 28 de junio de 2022
Amaia

Cuando no sé quién soy

Amaia

El nuevo LP de Amaia nos presenta a una artista cuya madurez quizá ha llegado antes de tiempo, pero que refuerza la sensación de una figura con la necesidad de transcender por sí misma como voz generacional.

Qué: Disco (Universal)

Desde una canción como Bienvenidos al show, Amaia nos adentra de lleno en el circo de sus intimidades por medio de una exposición al fresco de sus miedos más interiorizados, esa «vida en borrador» a la que ella alude. La misma con la que ha conseguido aunar los ingredientes de una coctelera en la que destaca la sensibilidad crítica de Cecilia, la dulzura otoñal de La Buena Vida y la tapicería electrónica chill de Facto Delafé.

Dicha combinación ha dado lugar a un disco más personal de lo esperado, una decena de canciones en las que Amaia sube el listón compositivo hasta dar con la mejor versión posible de sí misma. De esta realidad da fe la magnética intimidad synth que enhebra la pulsión Pimpinela de La vida imposible, pero sobre todo la crudeza otoñal con la que se marca la muy minimal Yo invito o también Quiero, pero no, su alianza con Rojuu, abanderado de la aflicción emo pop de nuestros días.

Colaboraciones como esta última reflejan la tendencia bipolar de Amaia, de vías abiertas tanto a un público adolescente con el que empatizar desde miedos comunes, pero también con uno indie mayoritario de esencia noventera. Esto último queda plenamente plasmado en su fantasmagórica revisión de Santos que yo te pinté, clásico indiscutible de Los Planetas.

Entre estos dos extremos, florece un disco tejido desde el detalle concreto y la poda absoluta de cualquier tipo de ornamento que disfrace el primerísimo primer plano desde el que brota el canto templado, casi telúrico, de una Amaia que con este trabajo hace que cualquier aseveración de triunfita hacia su persona se diluya hacia la nada.

Amaia Cuando no sé quién soy

Enlaces relacionados: