Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 26 de septiembre de 2022
Cata Raybaud

Escorpio

Cata Raybaud

La argentina Cata Raybaud de un paso adelante en su trayectoria con su álbum Escorpio, riesgo y nuevos matices para una artista que nos transporta a sueños prohibidos.

Qué: EP (Independiente)

Un disco que se abre con Adicción, como una contradicción andante, sampleados de la escuela rioplatense, el susurro como camino de redención. Cata Raybaud se mueve como una pantera entre las tonalidades de cada uno de los temas de Escorpio. Mirar las estrellas para disfrutar la tierra, escapar de los tópicos y probar placeres permitidos en ciertos momentos de la historia.

Cata evoluciona dentro de la pasión atmosférica, como si los coros de los ángeles la acompañaran en la soledad de su living, solo hay que escuchar Muteada, para recuperar el ansia que emana del baile y la percusión en Heridas, donde la noche parece compartir los arreglos mientras el dueto con Benjamín Walker sirve para componer una micro obra de teatro de poco más de tres minutos.

Esa electrónica que la emparenta con producciones como la de unos Miranda! pasados de telenovelas o el salvajismo que le quedó a Natalia Oreiro después de convivir con las guitarras de Ricardo Mollo. Pasajera en trance, sustancias, Buenos Aires-Madrid, como si fueran los 90 e Ibiza y Grace Jones fueran una parada obligada en De viaje.

No hay sutileza en el título, la manera de masticar los temas, que van del soul al funk, con algo de pop somnífero como el guiño a la historia que es John & Yoko, sensualidad sin cortapisas, que eleva la intimidad a declaración de intenciones. Siete temas que suponen un paso adelante en la trayectoria de la artista, capaz de llevar al directo una propuesta llena de matices y especias, con una voz que a veces deslumbra y otras encandila, murmura o muerde, según el momento.

Cata Raybaud Escorpio

Enlaces relacionados: