Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 30 de noviembre de 2022
Parade
Foto: JC Nievas

Mares pocos profundos

Parade

Ya son más de una decena de LPs, y Parade sigue sin perder la línea de la excelencia, sin repetirse nunca a sí mismo. Un prodigio que prosigue su línea inquebrantable con Mares pocos profundos, su sobresaliente nuevo trabajo.

Qué: Disco (Jabalina)

Que Antonio Galvañ es uno de los grandes del pop español en estas tres últimas décadas, es algo más que evidente. No hay más que rastrear su trayectoria discográfica para darse cuenta del grado de inspiración imbatible de un alquimista de la receta pop único.

El mismo que responde al perfil de Bob Stanley, de Saint Etienne. O sea, un sabio sumido en la órbita de su infinita biblioteca musical. En su caso, una que va de Kraftwerk a Vainica Doble, pero para la ocasión ha optado por abrazar la elegancia bacharachiana o el elegante pop ochentero de los Pale Fountains.

Todo servido en un crisol estilístico capaz de sumergir su planetario lírico sci-fi en pasodobles tan exóticos como Ya despegaré mañana. Esta es una de las ocho piezas maestras engarzadas en un arco iris de melodías con aroma clásico, de corazón acústico. Pero siempre invocadas desde diferentes perspectivas plenas de originalidad en todo su conjunto.

En otra como Anteayer se empapa de saudade jazzística. La misma en la que, al igual que en el resto de hermanas de viaje, la voz de Antonio suena tenue, como una vela alumbrando en la penumbra.

En cuanto a la temática abordada para la ocasión, Parade suena más cercano que nunca, que no simple. Ni mucho menos. Eso sí, el grado de fantasía ha sido reducido para poder asestar tragos de realidad áspera como en la fabulosa No confíes en él, último peldaño de un trabajo que suena a delicioso ejercicio de estilo, siempre entendido desde el prisma positivo de dicha forma de abordar el acto creativo.

Parade Mares pocos profundos

Enlaces relacionados: