Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 15 de abril de 2024
Ángela Pardal

Flores, techno y poesía

Ángela Pardal

Vinilos, discos piratas, casetes, su música, sus palabras, ¿de quién son? Todos tenemos la misma edad en el momento de morir, como las flores y los poemas, muertos y escritos nadie sabe cuándo llegaron a tu vida. Lo mismo con los temas del LP de Ángela Pardal.

Qué: Disco (Raso Estudio)

En sus canciones los tragos y las canciones se suceden y, en ambos casos, al ponerse turbios, acaban explotando. Escuchar las bases de dura electrónica, como un psicódromo con nombre de novelas gráficas de Batman, es el final de los 80 y Nuevos días suena a papel de aluminio, a ría y papel, a percusión humana.

Pianos de versificación aguada, la Simone y Helena Miquel, traeré Flores que crece, como la canción, en imaginería hacia un final luminoso, como un arcoíris que desemboca en el futuro. Ángela Pardal hace rock recitado, escupe palabras en la mejor tradición de Lydia Lunch o Lucy Sante, Nueva York de rima consonante, Turner Hopper, con una programación no-wave hipnótica. Lejos, alto acude a las formas de la nueva música urbana española, con un punto de raíces que sigue en Toliña.

Los pianos épicos de Todo llega o el Circo, con sus cajas de ritmo burbujeantes, sirven de colchón para que Ángela mastique las sílabas como las viñetas de Aline Kominsky-Crumb o los poemas de Ana María Moix. Un cierre brumoso, Vamos, un cierre agónico, un cierre de drum&bass: bombo a negras, Diane di Prima, una bañera llena de psicoactivos, bajar es lo peor, oraciones que nos transportan hasta campos de muertos frente a la playa.

Ángela Pardal. Flores, techno y poesía

Enlaces relacionados: