Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 19 de julio de 2024
Barbi Recanati

El final de las cosas

Barbi Recanati

Luego de dos años de silencio, la música argentina Barbi Recanati mantiene la vara alta de su aclamado debut solista con este segundo trabajo que, si bien mantiene las bases rockeras de su sonido, se arriesga hacia nuevos territorios oscuros y ochentosos.

Que: Disco (Goza Records)

Ubicación en tiempo real se editó en 2020 y fue la validación inmediata de Barbi Recanati como artista solista después de haber estado al frente de Utopians por más de una década: ganó un Premio Gardel a Mejor Álbum de Rock Alternativo y además logró una nominación a los Grammy Latinos en una categoría similar. Y dicen que los segundos discos son difíciles.

Con presión o no, la cantautora argentina fue por todo y para eso arranca El final de las cosas con total contundencia. Los primeros tres temas son excelentes. Los versos de Caja de cristal son sensuales, contenidos, peligrosos; entre riffs arrebatadores Barbi juega a ser una Alison Mosshart porteña o incluso una PJ Harvey.

Lo que queda fue el segundo single de adelanto y si éste es el camino sonoro que ha de seguir pues más que bienvenido. Sintetizadores oscuros y una caja de ritmos afilada toman vuelo y van construyendo un beat expansivo en una especie de darkwave que no pierde su esencia pop. Una canción que se podría tocar en un festival entre los actos de The Kills y The Horrors. El trabajo de guitarras, con una diversidad que va del rasgueo acústico a solos con reverb y todo tipo de efectos, es realmente admirable y es, de hecho, lo que se destaca a lo largo de todo el disco.

El tercer tema es Lo hice mío y es quizás el más extraño. Guitarras acústicas y arreglos de trompeta con sordina le dan un aire taciturno propio del jazz pero también cierto ímpetu de ranchera mexicana. Esos colores disimiles envueltos en la vibra punk de Barbi se amalgaman con éxito gracias a la minuciosa producción de Juan Manuel Segovia, guitarrista de la banda, quien ya había producido el disco anterior.

El final de las cosas continúa ya con un poco más de modestia pero con grandes temas como Fin del mundo, el primer single cuya simpática línea de sinte parece salida de un videojuego, o la curiosa Arte arte arte y su bipolaridad rítmica. Cosas retoma la oscuridad ochentera y los últimos temas (Esta noche y Delorean) cierran el disco en una nota íntima y melancólica.

Barbi Recanati sigue cimentando una auspiciosa carrera dentro del menguante rock argentino; le lava la cara tirando fórmulas arcaicas y tomando riesgos, probando recursos para lograr un sonido novedoso pero también personal. El actual rock argentino anda huérfano y necesita nuevos exponentes. Tiene sentido que ahora sea el turno de una mujer.

Barbi Recanati El final de las cosas

Enlaces relacionados: