youtube-noc
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 22 de julio de 2024

La sorprendente rapera peruana Yanna alterna la denuncia y el alegato reivindicativo con el hedonismo, el baile y la exaltación de la propia sexualidad en el volcánico e insurrecto Hija del pecado, su esperadísimo álbum de debut.

Qué: Disco (Independiente)

La rapera y activista peruana Yanna consiguió notoriedad inmediata en 2020 con la contundencia de Marcaperú, un primer sencillo insuflado de inconformismo y militancia feminista: «A mí me cuidan mis amigas, no la policía». Tres largos años después, su álbum de debut no solo confirma todo lo insinuado por aquel estreno triunfal, sino que revela nuevas y fascinantes aristas de su proteico talento.

En Hija del pecado, el trap y el hip hop encuentran renovados matices en un abanico estilístico que, si bien parte casi siempre de la impronta rítmica afroperuana, se detiene en sucesivas exploraciones de géneros como el dancehall jamaiquino, el funk carioca, los ubicuos estímulos de la música urbana latina e, incluso, la electrónica orientada a las pistas de baile.

Yanna Hija del pecado

Entre sampleos de cajones, quijadas de burro y demás instrumentos propios del universo musical afroperuano, la artista nacida como Brenda Carpio no esquiva los alegatos contra los abusos del Estado, las miasmas del capitalismo, el sempiterno clasismo y la proverbial prepotencia de las élites citadinas (especialmente en dos de los mejores cortes del disco: Infierno y Poesía criminal), pero parece haber encontrado un refugio en la celebración del hedonismo más libérrimo.

En canciones como Dance (Lujuria), A escondidas, Romantique o Paraíso, la exaltación de la propia sexualidad funciona como una suerte de bálsamo para contrarrestar los aguijones de una sociedad que no deja de estancarse y retroceder por culpa de la reciente arremetida de los preceptos conservadores más rancios y trasnochados.

Lo cierto es que esta «reinterpretación de los pecados desde la perspectiva de una mujer afroperuana y queer» –la definición es de la propia Yanna—, que además incluye colaboraciones con la colombiana Lil Keren, la chilena Miel y un irresistible trabajo de producción a cargo de Ar13$, es un álbum que proyecta el hip hop peruano, sin distinción de géneros, hacia nuevos y apasionantes territorios.

Yanna Hija del pecado

Enlaces relacionados: