Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 29 de noviembre de 2020

Con estilo propio

Fito y Fitipaldis

El rockero bilbaíno edita Huyendo conmigo de mí, sexto trabajo en solitario desde que abandonase el blues-rock hirviente de Platero y Tú por el rock templado y sencillo, de sentires a pie de calle, que le ha ganado el reconocimiento unánime del gran público. Tan Fito como siempre, o más Fito que nunca, el ícono de la visera sigue ahondando en su propia forma de hacer.

Con estilo propio - Fito y Fitipaldis

Cinco años. Las musas se tomaron su tiempo, pero llegaron.
Tenía letras, músicas, todo desordenado. Antes grababa en cinta todas las ideas para que no se me olvidasen y, como no sé solfear, para recordar las melodías. En este disco he ido a menos, no he apuntado nada. Tuve la sensación de que lo que no se me quedase es que no había de ser.

Las primeras escuchas dan como saldo un disco de estilo…de tu propio estilo.
Quise cambiar cosas a la hora de hacer las canciones, pero no apunté nada, no quise grabar demasiadas maquetas, no busqué ni los tempos. Tenía unas cuantas ideas y cuando terminé la gira de los teatros y vi que tenía bastante jariguai, comencé a preparar las canciones, a buscar su camino, pues al final ellas te llevan a su camino.

El patrón utilizado para armar el trabajo es el mismo que en ocasiones anteriores.
Cada uno de mis discos tiene una instrumental, una versión, una pincelada blues. Son mis caprichos. Este disco también, lo hago porque me gusta.

¿No valoras tu trabajo en términos de mejor o peor?
Nunca entiendo qué es bueno o malo en la música. Las calidades las entiendo más en un jamón que en la música. Me gustan cosas que están muy bien hechas y otras muy mal. A veces me gusta un artista pero no solo por su música, por el hecho de que me caiga bien también me puede gustar. El primer single del disco, Entre la espada y la pared, no sé si es bueno o malo, pero me da como paz, me transmite buen rollo. Es agradable escucharlo. Eso me vale.

«Nunca entiendo qué es bueno o malo en la música. Las calidades las entiendo más en un jamón que en la música»

Tengo un diente de oro y otro partido dice la letra de El vencido.
Los tengo.

La frase sintetiza bien esa manera que tienes de autojuzgarte en canciones: cal y arena.
¿Para qué escribir cuando estás bien? Si estás bien contigo mismo, y entiendes todo y no necesitas nada, no te hace falta escribir. Y si estás muy mal no puedes escribir. Cuando estás de verdad jodido lo de escribir canciones queda lejos. Coger el papel tiene una misión, aunque sea solo para ti, sobre las cosas que no están bien.

La desazón sociopolítica actual no ha figurado entre tus musas artísticas.
Siempre trato de evitar hablar de política o de temas sociales, no porque no me quiera posicionar, en absoluto, me posiciono: creo que todos son unos hijos de puta y me dan igual. No me interesa nada la política, yo soy del rock, me da igual la política. Cuando me preguntan qué me parece todo, la corrupción y lo demás, he llegado a la conclusión de que mi respuesta es: «dime si sonrío con la gravedad adecuada». A partir de esa frase nació Nada de nada. Tal y como está todo, fue inevitable que hiciese esa canción.

Lo que destila el trabajo son grandes dosis de música de raíz: blues, rythm'n'blues, rock oldie…
Sí, el blues me encanta. Desde que tengo dieciséis años. Cuando puedo voy a festivales de blues. Es algo que me tiene pillado desde que era niño. Le puedes hacer más o menos caso, pero siempre está ahí. Yo entro en una tienda de discos e, inconscientemente, en vez de irme a ver qué ha salido nuevo, me voy a lo viejo. Ya lo he dicho muchas veces: me gusta tanto el blues que toco rock'n'roll.

Se nota incluso en la dicción.
Puede ser. A veces tengo canciones que pienso: joder, si aquí entrara a cantar un tipo en inglés, con unas buenas cuerdas, esto sería la polla. Pero al final soy yo el que lo hace, y ese es el sello, suena a Fito.

Huyendo conmigo de mí está editado por Warner.

Con estilo propio - Fito y Fitipaldis

Enlaces relacionados: