Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 30 de noviembre de 2022

Un catálogo de sentimientos hecho canción

Depresión Sonora

El flamante disco de Depresión Sonora es un catálogo de sentimientos hecho canción, una colección en tres actos de rock brumoso que se enhebra en el oyente. Las canciones de Marcos Crespo son a la vez generacionales y personales. Así, El arte de morir muy despacio se convierte uno de los discos del año y comienza la tarea de unir continentes con su directo.

Presentas un disco dividido en tres partes. ¿Un disco conceptual? ¿Un poso de historia? ¿Una obra en tres actos? ¿O funciona como un catálogo de sentimientos diferenciado?
Un poco de todo, al final todo son procesos que están relacionados. La idea inicial fue hacer un disco conceptual ordenado en tres actos como las obras clásicas. Al final tener que contar algo hace que expreses distintos sentimientos sacados de experiencias.

¿Fueron las canciones las que eligieron el acto en el que iban a ir ordenadas o fue un encaje más personal tuyo como compositor?
A partir de la primera idea del concepto del disco es cuando he ido componiendo temas y encajándolos en esta idea en tres actos que tenía. Todo sale de la tranquilidad de mi habitación y las ganas de hacer música y expresarse. A veces empieza con un ritmo, otras con una guitarra y otras con una letra. Todo depende de lo que quiera contar.

«La idea inicial fue hacer un disco conceptual ordenado en tres actos como las obras clásicas. Al final tener que contar algo hace que expreses distintos sentimientos sacados de experiencias»

En cuento a sonido, es inevitable que esa sección rítmica con el bajo a lo Peter Hook o las baterías que parecen octogonales, parecen sacadas de las grabaciones ochenteras de Echo & The Bunnymen o The Cure y constituyen un sello del proyecto, pero ¿qué otros referentes manejas
Estoy de acuerdo y a la vez no, creo que sale de muchos otros sitios también. Seguramente mis inspiraciones si tengan la suya en estos que comentas pero en concreto salen de referencias mucho más actuales.

La forma de fraseo, de cantar, me ha recordado un poco a la primera época de Sr. Chinarro. Antes he hablado de bruma, atlántica o pacífica, de río o pantano. Pienso en algunas bandas dark de latinoamérica como Los Estómagos o Sentimiento muerto, donde estás teniendo una muy buena acogida, y, claro, Décima Víctima. La manera de cantar, con momentos de recitado, con proclamas interiores, cartas lanzadas al mundo… ¿Dónde colocas el potencial narrativo versus al sonido de la melodía?
En Depresión Sonora el mensaje está por encima de la forma. Por eso esa forma de cantar casi narrada en la que la melodía acaba como algo secundario. La inspiración generalmente sale de vivencias propias y de la forma que tiene el rap y el punk de expresarse.

Háblamos del directo, ¿qué formación llevas? ¿alguna versión que nos sirva todavía más de guía por vuestro sonido y pasiones?
En directo voy con Gonzalo a la guitarra, René de Dharmacide al bajo y Miguel Grimaldo en la mesa de sonido haciendo que coja forma. Antes tocábamos en directo una versión que hice de Fuego cruzado de VVV y Disorder de Joy Division porque sabía que ese tema en concreto iba a funcionar con la caja de ritmos y mi voz. No soy muy fan de versionar pero era un momento en el que no había repertorio y era guay poder llevar un par de canciones más.

Tu música tiene algo de neón y replicantes, de calles oscuras llenas de charcos pero también de instrospección en una habitación. De paseo sin rumbo y de aullidos pidiendo comprensión o auxilio. ¿Generacional o personal? Es decir, hay un compromiso con la situación de la sociedad donde vivimos o una manera totalmente personal de gestión de las emociones?
Lo personal se vuelve generacional de alguna forma, siempre he sido de melancolía en charcos y de revolcarme en mi habitación. Son formas de sacar un antagonista dentro de mí para que no ahogue. Y al contrario este mensaje tan personal y cotidiano hace que una parte de público se sienta reflejado en esto. Creo que esta es la parte más bonita de todas, poder compartir sensaciones y sentimientos comunes que a veces se vuelven tabú.

«En Depresión Sonora el mensaje está por encima de la forma. Por eso esa forma de cantar casi narrada en la que la melodía acaba como algo secundario. La inspiración generalmente sale de vivencias propias y de la forma que tiene el rap y el punk de expresarse»

Depresión Sonora

PARA TERMINAR UNA SERIE DE PREGUNTAS BREVES:

El último disco que has escuchado hoy:
Selected Ambient Works 85-92, de Aphex Twin.

El último disco del que has dicho «Ya me gustaría sonar así».
Llevo un tiempo obsesionado con el sonido de Memo Boy.

El último tema (de la vida) sobre el que has pensado «tengo que escribir una canción (o que alguien debería escribirla, pero ya)».
Sobre Lucio Urtubia.

La última copa que te has bebido.
Soy Abstemio.

La última persona a la que has besado.
A mi novia antes de que se fuera a clase hace un rato.

El último directo que has visto.
Dharmacide.

El último directo que te queda por ver (solo valen personas vivas).
Radiohead.

La última cosa que te ha sorprendido.
Lo fácil que es que se te quemen las lentejas cuando te distraes un momento al contestar una entrevista.

La última canción que tarareaste.
Tu foto del DNI.

Un placer musical culpable.
Me gusta un poco de todo, nunca me he sentido culpable de escuchar algo. Menos Camilo, de eso si me sentiría culpable. ¡Ah!, y de Héroes del Silencio.

 

 

Depresión sonora El arte de morir muy despacio

El arte de morir muy despacio está editado por Sonido Muchacho.

 


Enlaces relacionados: