Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 19 de julio de 2024
Marilina Bertoldi

Aire fresco

Marilina Bertoldi

Irreverente y guerrera. Así podríamos definir a Marilina Bertoldi, la artista rock argentina que llegó para poner la escena patas arriba y a todo aquel intransigente en su sitio. Cada vez que se sube a un escenario, hace del mismo su campo de batalla. Un lugar en el que el tiempo se para, donde complejos y tabúes no tienen cabida. Un espacio donde «sentirse libre» se convierte en el mantra oficial de todxs los que saltan y corean sus canciones. Un momento al que estamos deseando volver, tras haber podido disfrutar de su directo el pasado mes de diciembre durante su gira por España. Mojigata, su álbum más reciente, la trajo hasta el viejo continente, pero, toda su trayectoría, a ser reconocida con varios premios Gardel, incluído el de Oro, y a estar nominada en reiteradas ocasiones a los Latin Grammy. Hoy, queremos saber cómo Marilina ha llegado a ser la guerrera del rock argentino en la que se ha convertido, con qué armas libra sus batallas, y sobre todo, profundizar en sus valores y discurso.

Rodeada de música desde bien pequeña dada la melomanía de tu padre; la pasión por el piano de tu abuela y; la destreza con la guitarra de tu hermana Lula, actual integrante de Eruca Sativa, empezaste a componer con tan solo cinco años, momento en el que el resto de seres humanos probablemente solo éramos capaces de escribir la lista de los reyes magos. ¿Cómo recuerdas esa época? Tus orígenes.
Fue la mejor época de mi vida. Creo que la adultez es perseguir la felicidad de la infancia incansablemente. Encontrar la música fue encontrar un idioma y el mejor juguete del mundo a la vez. Se volvió mi canal de expresión y de canal para mis emociones. Aún hoy, me lleva al mismo lugar, me conecta conmigo de niña, está intacto.

En 2008, nada más terminar la secundaria, decides mudarte a Buenos Aires para seguir componiendo. Más tarde, formas tu propia banda, Connor Questa, con la que llegó el «boom» y tu música empezó a viralizarse. Pese a tu corta edad, y con ninguna certeza de que las cosas fueran a salir como lo hicieron, decidiste apostar por ti misma. ¿Supiste siempre dónde ibas a llegar? o ¿fue puro instinto e improvisación?
Durante la primera parte de mi vida nunca tuve la sensación de que iba a vivir mucho, por lo cual nunca proyecté nada. Todo era cuestión de «un día más», es increíble a donde te puede llevar la falta de expectativas. Hoy en día todo es fantástico para mí, estoy aprendiendo a disfrutarlo mucho. No tengo más que agradecimiento.

Marilina Bertoldi

«Honestamente no lo sé (se ríe). No fue fácil, pero a mí por suerte nunca me importó mucho lo que dijeran los hombres. Rara vez valoraron mi opinión en el ambiente, por lo cual, yo nunca escuché la opinión de ellos tampoco. No pertenecí nunca, pero lo mejor y más sano fue nunca querer pertenecer tampoco»

Al poco tiempo decides emprender tu carrera en solitario. Un giro de 180 grados con el que le diste un lavado de imagen a la escena rock del momento: una industria liderada por hombres, donde constantemente se cuestiona todo discurso feminista y LGTBIQ+, y por ende, el tuyo. Con la presión que esto puede llegar a suponer, ¿cómo has logrado no sucumbir y seguir siendo fiel a tus valores?
Honestamente no lo sé (se ríe). No fue fácil, pero a mí por suerte nunca me importó mucho lo que dijeran los hombres. Rara vez valoraron mi opinión en el ambiente, por lo cual, yo nunca escuché la opinión de ellos tampoco. No pertenecí nunca, pero lo mejor y más sano fue nunca querer pertenecer tampoco. Yo soy sapo de otro pozo en el rock, es inevitable que cambie el rock al tocarlo, admiro a gente distinta a la que admiran ellos y mis objetivos son completamente distintos. Me siento bien con eso y creo que es lo que el rock necesitaba.

Tu música, llegó en un momento de absoluta necesidad, sobretodo para aquellas chicas jóvenes que necesitaban un referente feminista y LGTBIQ+. En consecuencia y, de forma inevitable, se te otorgó desde muy joven una responsabilidad con la que puede ser difícil lidiar. ¿Cómo encuentras la manera de componer para ti misma sabiendo que tus letras hacen mella en tantas personas?
Por suerte en términos de composición nunca me sentí limitada ni bloqueada, insisto, es mi lugar intacto al que nadie puede entrar. La responsabilidad la sentí en un momento y me hizo armarme mejor a mí misma, trabajar una seguridad y amor propio que no tenía muy sólido. Fue un momento de crisis del que salí mejor que nunca, hoy lo tomo con gusto y me parece prioridad compartir la atención que genera con otrxs artistas diversxs.

A principios de año presentaste Mojigata, tu cuarto álbum en solitario, donde dejas de lado ese toque funk que siempre te ha caracterizado para darle un aire más puro rock. Un álbum que, sin lugar a dudas, no hace justicia a su título puesto que en él, ya que, directa o indirectamente, hablas sobre la liberación sexual y de los instintos. ¿Qué ha supuesto para ti componerlo? y ¿cuál crees que ha sido tu evolución musical hasta llegar a Mojigata?
Este disco es en el que dejo atrás esa época más «mojigata» justamente. Era lo que me estaba quitando la confianza que requería estar donde estaba, hacer lo que quería hacer. Todos mis discos suponen para mí un trabajo personal de algo que expongo y comparto hacia el afuera. Con Mojigata me saqué cadenas, soy otra persona, por primera vez en mi vida estoy sintiendo amor propio y creo que esto va a evolucionar hacia una artista distinta, con más luz. Mi etapa oscura parece haber quedado atrás, veremos.

Amuleto y La cena, son dos temas totalmente distintos musicalmente hablando, pero, que guardan al mismo tiempo un gran parecido: un par de videoclips repletos de erotismo para los que has contado con Javiera Mena y María Riot respectivamente. Algo rompedor y que lamentablemente no estamos acostumbrados a ver. ¿Crees que sigue existiendo cierta censura en el sector cultural cuando se trata de dar visibilidad a las relaciones sexoafectivas lésbicas y por ende al colectivo?
No creo que sea censura, creo que el mundo todavía no está listo para tener artistas de la comunidad en lugares de visibilidad. Sin dudas ha habido un avance grande en muchos sentidos, pero falta tanto que mejor ni quiero ahondar porque me deprime el tema.

Marilina Bertoldi

«Creo que la adultez es perseguir la felicidad de la infancia incansablemente. Encontrar la música fue encontrar un idioma y el mejor juguete del mundo a la vez. Se volvió mi canal de expresión y de canal para mis emociones»

«Vivo pensando en ayer, para convencerme de que hice lo que hice porque fue ese mi deseo». Este es un fragmento de Vivo pensando en ayer, el tercer tema de Mojigata, donde hablas de los fantasmas del pasado y de cómo estos pueden condicionar nuestro día a día y salud mental. Cómo persona con una fuerte repercusión mediática y que puede estar sometida muchas veces a críticas por parte de un entorno no cercano, ¿cuáles crees que son las luces y sombras de la fama? y ¿cómo crees que puede afectar algo así a la salud mental de un artista?
No tengo una fama abrumadora, tengo un punto bastante perfecto de fama (se ríe). El justo para mí. Los momentos en los que he tenido más exposición por debates puntuales que se han dado, fueron divertidísimos porque tuve la oportunidad de hablar de cosas que me parecen súper urgentes, pero al final del día no me da la energía para estar batallando en esas trincheras día y noche. Soy artista, mis canciones y relatos de mi vida son mi militancia en todo caso, contar cómo vive y siente alguien como yo es lo que vine a aportar en esas causas.

Tras lanzar tu último álbum, emprendiste una gira por Argentina que te llevó a lograr varios sold out, incluido el del emblemático estadio Luna Park. Cada uno de ellos perfectamente justificado, puesto que tus directos son un auténtico espectáculo que a todos deja absortos y suplicando por más. El pasado mes de diciembre giraste por España ¿qué tal te ha recibido el público español? y, en términos generales, ¿qué conclusiones sacas de aquella gira?
Hacía rato que quería ir a otros países a «empezar de cero» y tocar en un plan mucho más guerrillero, que no me conozcan. Es espectacular, me siento viva, tengo desafíos nuevos. Me vinieron a apoyar muchxs argentinxs y uruguayxs, pero aún así se siente como un terreno por ganar y descubrir. Hago una música que definitivamente no existe en España, es un placer ver la expresión de sorpresa de quienes me van a ver y no me conocen. Siento que traje aire fresco, me agradecen y me miran como si fuera un extraterrestre, es muy motivador.

Pensando ahora en el mañana, si la Marilina del futuro pudiera dar un salto al presente, ¿qué te gustaría escuchar por su parte?
Que está bien, que no hubo retrocesos, es todo lo que me importa, ir para adelante.

 

(«Apuesta del Día» del 09/04/2022)
Marilina Bertoldi Mojigata
Enlaces relacionados: