Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 4 de junio de 2020
D.A.F. (Deutsch-Amerikanische Freundschaft)
D.A.F. Deutsch-Amerikanische Freundschaft

Alemanes cantando en español. La electrónica germana y su acercamiento a la lengua de Cervantes

Desde los años 80, la música electrónica alemana viene coqueteando con el castellano. Grupos legendarios como Kraftwerk o Stereo Total sucumbieron en alguna ocasión a los encantos del español. Aquí una breve historia que describe esta curiosa relación.

En 1980, una voz chillona cantaba algo que decía: «Eres mi cariño, eres mi chiquita. Quiero bailar contigo. Yo te necesito». De fondo sonaban beats electrónicos y sintetizadores al mejor estilo alemán. Era la voz de Gabriel «Gabi» Delgado-López (1958-2020), un español que había llegado de niño a Alemania con su familia en la década de los setenta. A sus veintidós años, Delgado-López formaba parte de D.A.F. (Deutsch-Amerikanische Freundschaft) –que se podría traducir como Amistad Alemana-Americana–, una banda politizada de Düsseldorf con influencias del electro-punk pero que se distanciaba con su propuesta sonora y su ideología de la new wave de Inglaterra y Estados Unidos. Además tenía otra particularidad importante: contaba con algunas voces en castellano en temas como El que, Co co pino, Y la gracia o El basilon.

En los años 80, la edad de oro de la música electrónica alemana sonaba de manera incesante en los bares y los estudios musicales de Berlín, Colonia y Frankfurt con una nueva oleada de artistas subversivos y sedientos de experimentación. Usaban como base de su nueva música los teclados y sintetizadores y explotaban ferozmente las posibilidades que les ofrecía el ritmo 4/4. Cantaban en alemán o inglés. Pero también lo hacían en español.

No era sólo D.A.F. También en Düsseldorf, el grupo Liaisons Dangereuses, editó en 1981 la canción Los niños del parque. Y no se trató de una rareza ya que su repertorio incluía otros temas en español, como El macho y la nena. Eran los años de la «Neue Deutsche Welle» (Nueva Ola Alemana), destacado movimiento musical y cultural de la época. Hubo otras bandas como La Sowjetunion, ABC y Spielplatz que también incursionaron en el español pero no llegaron a grabar.

Alemania Liaisons Dangereuses

Delgado-López editó en 1983 un álbum en solitario, Mistress y armó en 1989 2 German Latinos, proyecto con el que editó los sencillos Gigolo Gigolette (1989) y Viva la droga electrónica (1991). Sus letras hablaban de la noche, el baile, el sexo, la diversión, la muerte y las drogas. Luego, ya radicado en España, Delgado-López explicaba que el español es una lengua que en Alemania, Holanda o Suecia se aprecia por su sonoridad y maneja emociones que otras no contemplan.

Alemania Gabi Delgado

 

ME CALIENTAS, DESPUÉS TE VAS

No es posible dejar de lado la aportación de Kraftwerk. El legendario grupo presentó en 1986 una versión en español de su canción Sex Object. El estribillo decía: «Me calientas, después te vas». El disco Electric Café, publicado ese mismo año, contiene varias frases en español que se entrelazan con otras en alemán, inglés y francés.
Y también se pueden recordar las canciones del grupo de Hannover Cetu Javu, fundado por Chris Demere y Javier Revilla-Díez, que editó dos discos –Southern Lands (1990) y Where Is Where (1992)– con buena repercusión en las pistas de baile europeas y de América Latina.

Alemania Cetu Javu

Cetu Javu

Con el paso del tiempo, el pasado milenio hizo acto de presencia aprovechándose de Internet. Se pudieron conocer más cosas y la música se vio beneficiada. Hay que destacar a un personaje que formó parte del circuito musical alemán y que luego se estableció en Chile para dar un giro radical a la electrónica y a «lo latino». Se trata de Uwe Schmidt, nacido en 1967 en Frankfurt, que hizo música con una innumerable cantidad de seudónimos y se estableció en Santiago de Chile en 1997, donde se relacionó con músicos locales.

Señor Coconut

Bajo nombres artísticos como Señor Coconut, Los Sampler’s, Los Negritos, Atom Heart, Lisa Carbon, Flanger y muchos más ha ofrecido electrónica con contenido latino como cumbias, mambos, merengue o samba. El alias de Señor Coconut jugó a darle un toque electrolatino al repertorio de Kraftwerk, Daft Punk, Sade y otras bandas famosas. Como Surtek Collective, desarrolló junto al chileno Vicente Sanfuentes una mezcla de reggaeton con acid-house con la que publicaron varias producciones entre 2007 y 2012, aportando su visión con «carácter alemán» del sonido surgido en Puerto Rico, Panamá y República Dominicana.

El sur de Alemania también se brinda a esta causa: Trüby Trio –de Münich– tiene la canción Jaleo, grabada con Concha Buika. En ella los ritmos asincopados tienen un cuerpo de programación de jazz electrónico, pero una gran alma latina.

 

DIVAS BAILANDO ENTRE LOS IDIOMAS

En todo esto hubo también presencia femenina. Hay que mencionar especialmente a Regina Janssen, la cantante del grupo Donna Regina, de la ciudad de Colonia. Su trayectoria se remonta al año 1992 y actualmente continúa publicando discos. En su repertorio son habituales el inglés y el francés, pero cuando ha usado el español los resultados han sido especiales. En el disco Show Killer, de 2005, cantó la canción Mírame, mirabas; y en Holding The Mirror For Sophia Loren (2014), vuelve a cantar en español en Escúchame, tema en el que habla de… ¡la crisis argentina de 2001! Janssen manifestó que le encanta cantar en castellano porque es un idioma suave y fuerte al mismo tiempo.

Donna Regina

Bajo el nombre de Stereo Total, una dupla franco-germana le ha dado divertidas canciones de electropop y sonido kitsch a Alemania y al mundo. El grupo, fundado en 1995 por Françoise Cactus y Brezel «Pretzel» Göring, publicó incluso en 2010 un álbum completo en castellano, que incluía versiones del cancionero pop español de las últimas décadas. El disco, titulado No controles –editado en España por el sello Elefant–, dejó claro que es posible divertirse y hacerlo bien cantando en una lengua distinta a la propia.

Stereo Total

En las más de tres décadas que han pasado desde que en Alemania aquellos jóvenes inquietos empezaran a ensayar con sus sintetizadores, ha surgido un rico legado musical. La visión alemana de la música electrónica es un hito fundamental. Y parte de ello ocurrió en castellano. Una buena razón para bailar diciendo Wunderbar, fantastich!, o lo que es lo mismo: ¡Magnífico, fantástico!

Este artículo fue publicado originalmente en la revista cultural digital Humboldt Colombia, del Goethe-Institut en Bogotá.


Escucha la #PlaylistZdeO 15 canciones alemanas en castellano