Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 29 de enero de 2022
Foto: Karen Joaquín

Llega Ay Mama, de Rigoberta Bandini

Rigoberta Bandini presenta Ay Mama, un nuevo hit que celebra de manera emotiva la fuerza femenina como un motor de cambio en la sociedad, con el que buscará representar a España en Eurovisión.

Rigoberta Bandini parece tener la fórmula mágica para crear hits. Es sorprendente la capacidad que tiene para dar forma a canciones redondas que uno no se puede sacar de la cabeza después de una sola escucha. Así, después de In Spain We Call It Soledad, Perra o Julio Iglesias, ahora presenta Ay Mama, última entrega de un más que fructífero año para la barcelonesa.

Paula Ribó conjuga como pocas elementos alegres y festivos con un fondo reivindicativo y emotivo para crear canciones que son hits instantáneos. De esta manera, la flamante Ay Mama, canción con la que participará en Benidorm Fest para representar a España en Eurovisión 2022, se convierte en todo un homenaje a la feminidad.

Cuando compuso este tema, Paula tenía veintitrés años, mucho tiempo antes de ser madre y de iniciar su proyecto musical como Rigoberta Bandini. Por lo tanto, no fue concebido como una alegoría a la maternidad sino con una trascendencia aún mayor: el poder de la feminidad.

«Algunas mujeres creamos vida con nuestros cuerpos, otras no, pero de alguna manera todas somos una. Me apeteció reivindicar lo femenino desde lo que siempre se nos ha contado como masculino: irrumpir con fuerza en las calles, parar la ciudad», explica la artista catalana.

Parte de su inspiración es el famoso cuadro La Libertad guiando al pueblo, de Eugéne Delacroix. Una mujer con el torso desnudo siendo símbolo revolucionario como paradigma de un cambio social. «Todavía me emociona una imagen así, pudiendo ocupar las calles con nuestros cuerpos sin que fueran censurados sería un gran avance; porque no olvidemos que a día de hoy Instagram todavía elimina los posts donde salen pechos femeninos», reflexiona Paula.

A lo que agrega: «Cuando canto el estribillo me vienen imágenes de mujeres de todo el mundo. Es dolor y a la vez es vida. Es refugio y a la vez es juego. Ser madre es ser el primer hogar de cada una de las personas que están vivas ahora mismo y eso me impacta».

Enlaces relacionados: