youtube-noc
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
viernes 27 de mayo de 2022

NEVVER vuelve con un single digital de adelanto de lo que será su próximo álbum, 999. Uno de los experimentos más rompedores del panorama musical español, capaz de juntar el shoegazing con trap y recordar que todavía se puede soñar con el pop de la mano de Elefant.

El primer disco de la banda madrileña NEVVER se llamaba Disforia y la melancolía de Décima Víctima o Beach House era el alimento para buscar un destino en un viaje por laberintos urbanos que nos llevaban hacia cultos dedicados a Ian Curtis y la desolación mancuniana.

Pero en su segundo álbum, 999, el trío formado por Javier Aparicio, Borja Aranda y Raúl Serrano cuenta con la producción de LEFTEE y RARE (ambos del colectivo Toxic Pop de Valencia), la luz del foco busca esquinas difentes, abandonando la brumosidad perezosa para adentrarse en temas más directos, que incluso provocan espasmódicos movimientos en las extremidades inferiores.

NEVVER

Sus temas siguen siendo lijas para el oyente pero ya en este segundo single de adelanto, Tu boca mordiéndome el labio, se puede detectar una clara transición: más cerca del fraseo desesperado y cortante del trap, con pinceladas de autotune y unas bases ambientales que nos llevan a contemplar el agridulce contraste de lo urbano.

En las imágenes que acompañan el tema podemos encontrar la dualidad de la ciudad: silenciosa y bulliciosa según como tergiversas la visión del caminante sin nombre. La textura recuerda a las filmaciones de Super 8 con la que se cerraron los 80 y hace que fotograma y melodía sean dos elementos más censados en la urbe.

La poesía de NEVVER está en los arreglos, en las letras, en la forma de mirar lo que le rodea. Situacionismo de callejones y barrios alejados del centro donde el neorrealismo campa en los reproductores baratos. Allí donde el alquitrán se confunde con gotas de lluvia.

Enlaces relacionados: