youtube-noc
Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 16 de abril de 2024

Antifan son tres, pero sus ideas se expanden más allá de los números, la contabilidad y lo cuantitativo. Un hit, Chico, no es buen negocio, canciones de LP y una huida hacia delante con su propia serie «Bar los imbéciles».

Se supone que una banda de rock tiene que grabar hits, llenar el disco consiguiente con temas que mantengan el nivel y se pasen un día o dos grabando un videoclip que verás en la misma plataforma de siempre. La dos primeras premisas las cumplen. ¿Quéreis un hit? Os damos Chico, no es un buen negocio, un ritmo cansino, un fraseo existencialista y armonías vocales que sostienen el caparazón frágil, contemplativo.

Dicen que hay un componente adictivo en lo que hacen, guiños en todas las esquinas de la canción, carros negros, guitarras acústicas, cielos que solo aparecen a media tarde, Albert Camus y versiones apócrifas de las biblias que escribía a escondidas Leonard Cohen. Programaciones burbujeantes y uso de modificadores de voz para acercar a unos querubines de resaca los teclados y sintetizadores. Dicen que hay una conversación pendiente entre el trío y Albert Camus, la resistencia, Argelia, la caída. Todos están armados y la pólvora de las balas disparadas al cielo han dejado señales.

Antifan

Recordamos la tercera premisa, porque la segunda después de este estupendo lanzamiento, como la valentía y el pavor, se supone, que es el aburrido protocolo de grabación de un videoclip. Los Antifan prefieren jugársela a grandes o a chicas. Pero sí que han decidido estrenar una serie en red, tres capítulos, uno por semana, cada jueves a las 22:00 horas.

Dirige Corzo y en la nota de prensa importante del underground español protagonizando. Ya sabemos que importante y underground es contradictorio, pero más lo es «Bar los Imbéciles»: reseca de sol y sombra, camisetas ferrys interiores, «Hoy no se fía, mañana sí», banda sonora de apostasía que recuerda al teatro pánico de Fernando Arrabal y el saxo de Kenny G. después de recibir una paliza (Kenny, no el saxo) son parte del imaginario que los alimenta. Estaremos atentos.

Antifan Bar Los Imbéciles

Enlaces relacionados: