Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
jueves 26 de noviembre de 2020

Gigante

Julio de la Rosa

El artista gaditano (que acaba de sacar una novela, por cierto) explora en este segundo videoclip de Pequeños trastornos sin importancia sus sentimientos acerca de mil y un humanos categorizados en cascada, a lo largo de un mantra de casi cuatro minutos en el que juega con las diferentes perspectivas de una pareja abrazada y el impactante entorno de la isla canaria de Lanzarote. Julio (que firma la realización del audiovisual junto a Marina Guilarte) es el sociópata que se declara a una chica con trastorno dependiente: Anni B. Sweet pone la voz. El planteamiento parecía demandar visiones repetitivas que, al mismo tiempo, mostraran una evolución (el mantra larguísimo que va enganchando las horas) y jugaran con ese hipnotismo desasosegante qué tan bien practica el autor de Maldiciones comunes. El último minuto, a contraluz, coloca todo lo descolocado, por si quedaba alguna duda acerca del triunfo del bien cuando parece que ha ganado el mal.

Enlaces relacionados: