Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 19 de octubre de 2019

Gala

424

Gala en la cabecera y Gaia en el espíritu: 424 es un ente conectado a la raíz, que no entiende la creación sin explorar en las raíces de la naturaleza, hasta el punto de que su obra parece una traducción de los sonidos de la tierra.

La banda costarricense ha tomado con ganas la responsabilidad de liderar la internacionalización del rock local, y en el último año se ha apoyado de su excelente producción Oro –con Phil Vinall al otro lado del cristal del estudio– para acometer la empresa. Gala es uno de los temas más celebrados del álbum, y se beneficia ahora de este audiovisual de Tino de la Huerta para transmitir su esencia en plenitud. Una apuesta por el choque entre naturaleza y hombre, con un talante de exploración que parece más introspectivo que científico: el misterio y los toques de realismo mágico colaboran a poner en valor la mística de la canción, que se sostiene sobre un esqueleto nostálgico. En el sonido no hay referencias claras: sí aromas de los mismísimos Soda Stereo, por ejemplo, o la sospecha de haber escuchado muchas veces el Deserter’s Songs, de Mercury Rev. También se evidencia la conexión de la banda con la sal de la tierra: el disco fue grabado en una comunidad autosostenible asentada en el corredor biológico más grande de Centroamérica, ubicado en las montañas del Pacífico Sur de Costa Rica.

Gala

Enlaces relacionados: