Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
domingo 8 de diciembre de 2019

Fuck You

AFC (Arrajatablas Flow Club)

Arrajatablas Flow Club (AFC) es la renovación hiphopera de Uruguay. Viene de La Zanja, el lado oscuro de la pequeña ciudad San José y editó un discazo titulado Grandes valores del hardcore. Fuck You es el segundo clip, dirigido por Manuel «Jamal» Berriel.

Fuck You - AFC (Arrajatablas Flow Club)

Hurakán Martínez y DönFelipe son dos amigos de San José –ciudad a poco más de cien kilómetros de Montevideo– que allá por el 2007 abandonaron la práctica del grafiti para dedicarse a las rimas, hartos de ser perseguidos por la policía. «Le llamamos la zanja al lado oscuro de San José», dice Martínez. «Es una ciudad que mata bandas, porque no tenés lugares para tocar. No hay salida para nada». La identidad hiphopera la traían marcada a fuego de tanto escuchar viejos discos de bandas históricas de la escena local como Peyote Asesino y Plátano Macho. En un par de años grabaron un demo y junto a Los Warriors ganaron el concurso de bandas Pepsi Bandplugged. Desde entonces, no han parado y van de sorpresa en sopresa. Concretaron el sueño del disco, con producción de Seba Peralta (Socio, Notevagustar, Santullo), vinieron los primeros directos en Montevideo y un primer clip callejero –del tema No se tú– dirigido por un amigo de los tiempos que salían a callejear con aerosoles. Después de la salida de Grandes valores del hardcore, por el sello Bizarro, empezaron a planear un segundo vídeo. Manuel Berriel (aka Jamal), director de los dos videoclips de AFC, también sabe de La Zanja. Por eso no dudó en elegir un bosque en las afueras de San José como la locación ideal para rodar Fuck You, en el que quería meter toda la atmósfera de las pelis de Dario Argento y Mario Bava que le estaban quemando los ojos en esos días. «La Zanja es el lugar en donde de adolescentes nos escondíamos a fumar porro. Es un pequeño bosque ideal para las atrocidades típicas del cine giallo», cuenta Jamal. Escribieron un pequeño guión y se dieron cuenta que necesitaban dinero para contratar a un equipo técnico, un par de actores, alquilar luces y armar un diseño de arte que incluía un coche de los años 70, un hacha y un farol. Consiguieron unos fondos públicos y pusieron manos a la obra. Se mandaron un clip bizarrísimo, protagonizado por los dos MCs del Flow Club. «En el rodaje nos cagamos de frío, razón por la cual me odiarán para siempre los actores. Además, empezó a llover y me empecé a preocupar por el tema eléctrico, y que la tragedia no saltara de la ficción a la realidad y alguien se electrocutase. Por suerte el equipo me tranquilizó y me hizo dar cuenta de la bendición que significaba esa lluvia, porque hizo que todo pareciera más tenebroso».

Enlaces relacionados: