Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 28 de octubre de 2020

Fuga al paraíso

Modular

La banda argentina Modular no estaba ni muerta ni de parranda, sino preparando su dilatado regreso, Fuga al paraíso. Un álbum que emite un sonido discotequero y galáctico, tan cerca de la psicodelia hippie como de la technotronia moderna.

Fuga al paraíso - Modular

Qué: Disco (edita Elefant)

Con un pie en el electro-funk hitero y embadurnado en vocoders a lo Daft Punk, otro en el electro-chicle-pop de La Casa Azul, un brazo en el universo cromático del Pet Sounds de los Beach Boys y la otra extremidad en una facción cósmica y psicodélica, viajando hacia órbitas tanto disco-funk de los años 70 como al kosmische-kraut industrial (de hecho, una de las canciones del álbum alude explícitamente a este estilo tanto en su título como en su sonido); Modular regresa cinco años después de Sinfonías para terrícolas con Fuga al paraíso, un nuevo movimiento espacial tan cerca del instinto básico de la canción pop discotequera como galácticamente psicotrópico.
Aunque es en los cortes instrumentales donde la pareja compuesta por Mariana Badaracco y Pablo Dahy alcanza una cota de groove, riqueza y personalidad más propias, el resto del disco juega con destreza en ese ramillete de colisiones disco-tecno-funk-beat: parte en movimientos psycho-folk una canción de menos de tres minutos (La niña fantástica), pone en contacto a Tony Manero con Elastic Band (Fiebre en la disco), rinde homenaje de aire northern soul a una de las grandes sex bombs universales (Cicciolina amore mío), reinterpreta una novela de Kerouac (Los vagabundos del Cosmos), se inventa un guateque robótico (Flamingo) o crea una facción sixtie cósmica repleta de inyecciones de vocoders (Fugitivos cósmicos o Cosmic Bird). En definitiva, Modular demuestra una vez más que no tiene miedo a volar en su nueva excursión espacial.

Fuga al paraíso - Modular

Enlaces relacionados: