Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 14 de noviembre de 2018
Babasónicos

Discutible

Babasónicos

En Discutible, su flamante álbum, la banda argentina Babasónicos se luce en el equilibrio instrumental, recurre a sonoridades más electrónicas y reafirma un potencial irreverente que se ríe dentro de las fauces del mainstream.

Qué: Disco (Sony Music)

¿Cuánto más puede tener para decir una banda con más de dos décadas de trayectoria? El grupo oriundo del barrio bonaerense de Lanús, ícono de la movida sónica de los noventa en la Argentina tiene, al parecer, mucho. Discutible llega cinco años después de Romantisísmico, su anterior lanzamiento discográfico, y fiel a su pulsión por reinventarse, lo que le ha mantenido en vigencia por más de veinte años, Babasónicos se ha despachado con una cosecha de diez canciones que transitan el minimalismo y coquetean con sonidos electrónicos. Las letras, por su parte, se vuelven protagonistas una vez más, lanzando preguntas existenciales al aire que funcionan como lecturas de la época y, sobre todo, como declaración de principios.

Así, su nueva producción toma distancia del resto de su obra. Antes que nada, se aleja de cierta zona de confort lograda por el grupo tras el éxito de Jessico (2001). El pop está presente pero de manera lateral, como alusión. Prueba de esto es La pregunta, primer corte de difusión y tema que abre el disco. Allí, desde la lírica, Adrián Dárgelos dispara un dardo tras otro. Cierto sector de la crítica señaló lecturas lúcidas del presente en crisis («Disfrutá este trago, porque al terminar, habrá que pagar, y quizá pagarlo de más, habrá que insistir, como lo hicimos tantas veces»).

Desde lo sonoro, Discutible remite a Depeche Mode por la base rítmica techno en donde las guitarras de Diego Uma Rodríguez y Mariano Roger se ven opacadas. De esta manera la banda reluce una sincronía que se distingue de su principal enemigo en este álbum: los logaritmos, aspecto de la música actual ligado a los rankings y el armado digital que su cantante y principal compositor, Dárgelos, critica en una entrevista reciente con la edición argentina de la revista Rolling Stone.

La experimentación se profundiza en Ingrediente, donde las programaciones dejan la voz de Dárgelos cuasi robotizada (¿un guiño al trap?). Las guitarras remiten, quizás demasiado, al Daft Punk de la época de Random Access Memories, a la vez que los coros femeninos engrandecen el caudal vocal.

De todas formas, ese rock de guitarras al frente, en donde Mariano Roger supo lucirse, está presente en canciones como Cretino u Orfeo, que comienza con un riff potente que luego disminuye y deja en primer plano, otra vez, a Dárgelos y sus proclamas. Hay lugar también para sonoridades que coquetean con el rhythm and blues y la música negra, herencia de dos grandes exponente que influenciaron a la banda: Funkadelic y Steely Dan.

Discutible no es extravagante. Pero porque no necesita ser una rara avis para distinguirse de la media del rock local. Su inteligencia a la hora de forjar el equilibrio, la relación y la correspondencia entre su lírica e instrumentos (armonía en términos de teoría musical) es lo que enaltece su obra y da un balance positivo a la hora de evaluar el álbum ratificando la capacidad de reinvención del grupo. El decálogo en forma de canciones de este flamante trabajo confirma que Babasónicos puede seguir respirando tranquilo en el panteón de los grandes nombres del rock argentino. Eso no es, para nada, discutible.

Babasónicos Discutible

Enlaces relacionados: