Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
martes 5 de julio de 2022
Yorka
Foto: Pilar Castro

Chao

Yorka

Dulces armonías vocales que cantan sobre amor y despedidas, un manto nostálgico y colaboraciones con Femigangsta, Gepe y Lido Pimienta posicionan a Chao, el cuarto álbum de estudio del dúo chileno Yorka, como una brillante nueva joya del pop latinoamericano.

Qué: Disco (Independiente)

A finales de 2018, el papá de Yorka y Daniela Pastenes murió. Esa pérdida trajo recuerdos, reflexiones y nuevas búsquedas que las hermanas oriundas de San Bernardo (Santiago, Chile) plasmaron en lo que vienen haciendo con fuerza y convicción desde hace más de diez años: canciones.

Viento, single que cuenta con las colaboraciones de Lido Pimienta y Gepe, fue la primera canción que compusieron para Chao y, de alguna manera, funciona como una declaración de principios del álbum y de la etapa –tan especial– por la que está transitando el proyecto.

Con fuertes aires nostálgicos y una letra que hace referencia al sentir la presencia de un ser querido en fenómenos tan cotidianos como puede ser una ráfaga de viento entrando por la ventana, Yorka crea un clima festivo, una fiesta de despedida en la que se combinan distintos ritmos y elementos latinoamericanos con melodías pop y una estética citadina; un combo claroscuro y especial que las hizo acreedoras del Premio Pulsar 2022 como canción del año.

Esa luminosa melancolía que se despliega en Viento –y que fue muy aplaudida tanto por la crítica como por el público– aparece a lo largo de todo el disco de la mano de la temática de las despedidas, de esa difícil misión que es decir «chao».

Arropado por distintos estilos (hay coqueteos con el género urbano –Me atrapo, con Femigangsta, y Enloquecer–, con ciertos ritmos folclóricos –Casa y Darle vuelta– y, como es usual en su música, con el rock y el pop noventero –Mentí y Me gustaría decirle–), el mensaje es sencillo y directo: aunque duela, aunque muchas veces no queramos, la despedida es inminente.

Pero el Chao propuesto por Yorka no es terrible, no es tan melodramático como a veces nos lo pintamos. El Chao de las hermanas Pastenes es pop, es pegajoso, es querible. Es parecido a cómo suena La torpeza, la canción que cierra el álbum y que refleja la esencia del dúo. Es una despedida siempre desde el querer ser mejor, desde el querer ver al otro, a la otra, florecer. Una despedida desde el amor, que es al final (y al comienzo) lo que nos mueve.

Yorka Chao

Enlaces relacionados: