Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 1 de diciembre de 2021
Valdes
Foto: Paloma Herrero

Pop de alta costura desde Córdoba, Argentina

Valdes

El dúo argentino Valdes concretó su primer tour por España, incluyendo una performance brillante en el Bime City 2021 de Bilbao, y regresó a su país con la convicción de que su propuesta escénica y sus canciones tienen mucha tela para cortar en territorio ibérico.

De los cuatro artistas argentinos que participaron en el BIME City 2021, quizás el nombre de Valdes (se escribe así, sin tilde) fue el de más bajo perfil. El dúo de la ciudad de Córdoba llegó a España tras haber ganado junto a Femigangsta la convocatoria que lanzó el Instituto Nacional de la Música de Argentina (Zoe Gotusso y Alejo & Valentín llegaron al evento por otros medios), y a pesar de no contar con ninguna experiencia previa en la Península, lograron captar el interés del público a fuerza de calidad performática y música pop entendida como género de incontables matices.

Con tres álbumes de estudio a cuestas, Valdes pasó por Bilbao, Valencia, Barcelona y Madrid cargando en su equipaje un teclado, un par de pedales, una guitarra y la voz y el movimiento de Pancho Valdés, el encargado de imprimirle al dúo una cuota precisa de desparpajo sobre el escenario. A su lado, Edu –su hermano– se ocupa de los instrumentos y funciona como contrapunto necesario a la proyección platónica de Pancho.

«Creo que somos opuestos complementarios. Que yo haya aprendido más intuitivamente y Edu haya estudiado y se haya instruido en la música clásica hace que se nutran ambas partes de la banda de distintas maneras» (Pancho)

Valdes utiliza al pop como plataforma para incursionar en músicas diversas como el r&b, el house o el soul, y su calidad se explica por la capacidad para escribir canciones y luego traducirlas a un lenguaje corporal que se materializa en contacto directo con el público. Así fue como pudo verse a Li Saumet de Bomba Estéreo seducida naturalmente por las canciones de Valdes y bailando a su ritmo en la exquisita sala de la biblioteca Bidebarrieta de Bilbao. La gira por España también dejó como destacado el soldout en la sala Mutuo de Barcelona y la fecha junto a Lucía Tacchetti en la sala Vesta de Madrid.

¿Qué aprendizaje se llevan de esta gira por España?
Edu: Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de venir y el BIME fue la excusa para poder activar toda esa red de networking, de contactos que sabíamos que podían ayudarnos a armar una gira interesante por acá. Nos dio la confianza para saber que nuestra música funciona en España y que tenemos un público que se puede desarrollar. Está bueno acudir a ese público argentino que nos sigue, pero también de lograr seducir al público español, que es lo más importante. Seguramente volveremos, y ya haremos una evaluación más tranquilos.

Pancho, tu técnica vocal es un pívot fundamental para el sonido de Valdes y lo que diferencia al grupo de las tendencias actuales del pop. La apuesta cobra especial sentido cuando vemos a Valdes en vivo. ¿Sienten que es en este formato donde explotan todo su potencial?
Pancho: Sin duda el vivo es donde explotamos todo nuestro potencial, más que nada toda nuestra energía y nuestra pasión por la música. En los discos plasmamos la obra, pero el vivo tiene ese condimento de interacción con la gente que la hace tan especial. También nosotros nos consideramos músicos instrumentistas de vivo, así que allí es donde se nota el crecimiento y la energía de la banda.

Edu, tú has incursionado en diferentes géneros antes de formar Valdes, desde el cuarteto al folclore. ¿Encontraste en este grupo una síntesis ideal para tu sonido?
Edu: Sí, en este grupo definitivamente encontré una síntesis de todo lo que había aprendido antes. Había estudiado en distintos contextos, ya sea en universidad o en la escuela popular de música: folclore, jazz, tango… y Pancho venía de otro contexto. Es mucho más intuitivo y le gusta más improvisar. Ahí se logró una sinergia interesante, y al ser hermanos encontramos una conexión más fuerte e intuitiva. Valdes es un proyecto que nos permitió aprender a componer canciones.

Valdes

«Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de venir y el BIME fue la excusa para poder activar toda esa red de contactos que sabíamos que podían ayudarnos a armar una gira interesante. Nos dio la confianza para saber que nuestra música funciona en España y que tenemos un público que se puede desarrollar» (Edu)

En Pancho se notan las cualidades del frontman más despojado de estructuras y a Edu se lo percibe más cerebral. ¿Es un equilibrio fundamental para la existencia de Valdes?
Pancho: Sin dudas, creo que somos opuestos complementarios. Que yo haya aprendido más intuitivamente y Edu haya estudiado y se haya instruido en la música clásica hace que se nutran ambas partes de la banda de distintas maneras. A lo mejor a mí me nacen melodías que están fuera del beat que yo siento que quedarían bien y eso quizás genera que las canciones tengan una magia especial. También que Edu me corrige cosas que yo no sé o no entiendo, y está buenísimo que se genere ese ida y vuelta.

Ustedes hacen pop pero entendido más como un género musical que como un fenómeno de masas. Según ustedes, ¿qué tiene que tener una canción para ser pop?
Edu: Me parece que se pueden hacer dos análisis sobre eso. Lógicamente, necesita de una estructura formal que sea estrofa y estribillo, pero nosotros no pensamos tanto en cuestiones de género, sino en canciones. Hoy cualquier cosa puede ser pop, es un territorio muy amplio que permite que cualquier otro estilo conecte con las personas. Las canciones pueden generar un vehículo emocional con la gente que es lo a nosotros nos gusta que se refleje.

 

Postal (Geiser, 2020) es el disco más reciente de Valdes.

Enlaces relacionados: