Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
lunes 30 de enero de 2023

La vida en directo

Sr. Chinarro

El Sr. Chinarro (Antonio Luque y su magnífica banda de acompañamiento) ha realizado uno de los discos más elegantes y pulidos de su trayectoria. Manteniéndose fiel a su estilo, Reality Show es un álbum aligerado de carga lírica pero con cuidado por cada detalle. Con Sr. Chinarro sabemos que nunca estamos ante su trabajo definitivo, pero este es uno de los escalones más importantes en su carrera. Nos habla de sus músicos, sus letras, el pasado y el presente. También del futuro.

El ritmo del proyecto Sr. Chinarro es regular y productivo, al menos un disco cada dos años. ¿Hay un ritmo de escritura diario que permite una producción así? ¿O un momento de éxtasis creativo y luego el proceso de depuración?
Ni una cosa ni otra, voy haciendo cuando se me ocurre. Guardo ideas, trozos de melodías, frases, y espero a tener ganas de completar los puzles. Antes no apuntaba nada para las letras, en esto ha habido un cambio. La mayoría de los días es imposible hacer nada, pero ningún día es tan bueno como para darse un atracón, ojalá. Dos años son más de setecientos días, no me parece mucha proeza hacer diez canciones en ese plazo.

En su momento, al principio de tu carrera sobre todo, había temas que se quedaban fuera, inéditas, caras B, etc… ¿Sigue siendo así, sigues teniendo más temas de los que editas en LP? ¿Cómo compartes el proceso final con con los músicos que te acompañan, selección y arreglos que darán forma al disco?
Normalmente voy a grabar con diez maquetas en las que tengo confianza plena y alguna otra que quizá valiese en caso de que alguna de esas diez cayera en el proceso, pero normalmente no pasa. En El bando bueno sí pasó. La que entró de reserva fue Arlequín. También pasó que quedó fuera El detector, pero aún no tenía letra o tenía otra letra, no recuerdo. El caso es que en Reality Show es de las que mejor han quedado. Los músicos que me acompañan hacen algo más que seleccionar: hacen mejores o peores las maquetas que yo elija, de modo que depende de ellos tanto como de mí que vayan al disco o no. De ahí la enorme importancia de que sean los mejores que uno conozca y pueda permitirse.

A la hora de grabar podemos comprobar (muchas veces a través de las redes sociales) tu pasión por el tipo de equipo de trabajo, por las guitarras que utilizas, las que recuerdas haber usado… pero existía una leyenda urbana que decía que en tu primera época era Jota (de Los Planetas) el que te dejaba la guitarra y ahora, por el contrario, demuestras un cuidado por el tipo de instrumento, etc… ¿A qué altura del proceso creativo sitúas un instrumento, para el arreglo, para la composición, para la grabación? ¿Cómo crees que influye el sonido en las canciones?
No es leyenda, Jota me prestó varias veces su Telecaster amarilla. También Murky de Patrullero Mancuso en una ocasión, y Fernando Vacas de Flow en otra, y ahora pido siempre una en los acústicos a los que debo ir en avión. A la vuelta del primer disco vendí mi eléctrica y compré una acústica porque me juré que nunca volvería a aguantar las tonterías de una banda, por eso pedía una guitarra a los colegas en los festis que salieron por entonces. No me preocupa mucho qué guitarra uso ahora, tengo varias y suelo elegir mi Telecaster de 2004, que no es la mejor que tengo, o aquella primera Stratocaster que vendí y recuperé no hace mucho. Te acostumbras a una y esa es la tuya, aunque no sea la mejor. Hay algo sentimental, aunque sea ridículo quizá, con estos objetos. Tengo más guitarras y cacharros porque me gusta cómo huelen. El sonido no influye en las canciones, es mucho más que eso, las canciones son el sonido. Pero el sonido está en el que toca, en la guitarra, en el micro, en los demás cacharros por los que pasa el sonido, en la técnica del que graba, en los oídos del que mezcla, del que masteriza, del que hace el corte de acetato del vinilo…

Los músicos, los arreglos, la masterización… hay una sensación que envuelve al oyente, de toda arista pulida, de todo sonido colocado en su lugar… ¿Una banda como la que has tenido ayuda a ello?
Por supuesto, la banda, el estudio (la Masía Studios), Josep y Georgina, que regentan el estudio, el mixer –Jordi Mora–… Hemos tenido más presupuesto, esto es fundamental. La calidad cuesta pasta. Miquel Sospedra y Xavi Molero graban muchos discos juntos y se conocen bien. Dani Vega es un guitarrista enorme. Todo suma.

Sr. Chinarro

«Escribo porque me gusta. También me gusta el público de Chinarro, el que haya, ese está bien, y tengo muy comprobado desde hace mucho que, salvo las normales excepciones, pertenecen al tipo de gente que me gusta conocer, de modo que he conseguido lo que quería»

En la apuesta de Zona de Obras sobre el disco decía: «de diez temas que abordan la sociedad postmoderna, el cansancio generacional y el humor diario convertido en abordaje a los oídos». ¿Existe un «cansancio generacional» del oyente y del músico? ¿Escribes para ese público que se aleja de los cuarenta con rapidez o estás en busca de nuevos nichos?
Agradezco esta crítica, me gustó. No busco nada ya, no espero nada del público considerado así, en general. Para mí la gente es, sobre todo, lo que abarrota la calle Larios para ver angelotes chunda chunda o el Paseo del parque para admirar a la cabra de la Legión. Serían el Alejandro Magno si yo fuera el Diógenes de la famosa anécdota, y a estas alturas no van a quitarme el sol. Escribo porque me gusta. También me gusta el público de Chinarro, el que haya, ese está bien, y tengo muy comprobado desde hace mucho que, salvo las normales excepciones, pertenecen al tipo de gente que me gusta conocer, de modo que he conseguido lo que quería.

En las letras se escucha a Gómez de la Serna, Isabel Bono, Germán Coppini o Sergio Algora. La gente le decía a Sergio Algora en su época de El Niño Gusano que era surrealista y él contestaba que sus textos eran muy claros… ¿A ti te sucede lo mismo? ¿consideras que has aligerado en este disco el juego con las palabras?
Sí, me pasa lo mismo que le pasaba a Sergio, no sabía que decía eso. Me alegra ver a Isabel en el grupo de ilustres, la conozco desde hace muchos años, sé que le gusta Sr. Chinarro, a mí me encanta escucharla recitar en sus blogs. Sí, le he quitado carga poética a propósito. La realidad nos ha desbordado a todos. Hemos tenido demasiado tiempo para la contemplación forzosa, y no me gusta hacer nada a la fuerza. Tenía muchas ganas de pasar a la acción pura, a la descripción bruta, o limpia. Pero eso no es posible. En cualquier palabra hay poesía, hay sustitución, tocomocho, dilo como quieras.

Aunque dicen que la nostalgia es el peor de los combustibles creativos, muchos descubrieron a Sr. Chinarro por un concierto de Radio 3 en 1999 en el que la presentadora definía el proyecto como «Literatura, surrealismo, con influencias del pop anglosajón, de un rockero sevillano que se llama Silvio –sic– y de ese carácter mediterráneo que siempre ha caracterizado a Paolo Conte». Veintitrés años después, ¿qué queda de aquello?
La historia de aquel concierto da para un libro. Un libro que nada tiene que ver con estas bonitas palabras que los críticos aún me dedicáis, y lo agradezco ahora como lo agradecía entonces. Pero no puedo evitar ser suspicaz ante quienes prefieran que me viese aún en aquellas circunstancias.

En un concierto una fan pidió Quiromántico y Antonio Luque prefirió no tocarla. ¿Existe una revisión de la época más brumosa e inicial de la obra de Sr. Chinarro pendiente? ¿Tienes la sensación de que lo que en su momento pareció no ser tan entendido mediáticamente, ahora es considerado de culto y requerido por los fans?
A veces piden Quiromántico, La piña conseguida y Cero en gimnasia por la sencilla razón de que aparecieron en recopilatorios de la revista Rockdelux en una época en que vendían treinta mil ejemplares al mes, o más. Hoy día puede uno perfectamente ver qué canciones de Chinarro se escuchan, al día, al mes, al año, en cinco años. Lo puedo ver en las aplicaciones como Spotify artists. Por eso puedo garantizar que tocar mis canciones del siglo pasado solo tendría sentido con una campaña promocional que prefiero que se dedique a mi nuevo disco; un disco que tampoco se entiende mediáticamente ahora. ¡A ver si es que he triunfado y no me he enterado! (Risas.)

 


 

Sonar claro

Tu proyecto lleva en activo desde 1990, eso es una larguísima trayectoria. En tu última entrevista con Mondo Sonoro hablas de que en realidad no hay tantas diferencias entre lo que era sacar música en los 90 a lo que es hoy en día, ¿cómo has vivido tú los grandes (y radicales) cambios que ha habido en la industria musical estas últimas décadas?
No ha habido tanto cambio. Todo volvió a ser de las multinacionales tras un breve periodo de caos (el de la cultura libre en Internet, qué risa). Se venden menos discos en formato físico (mejor, porque pesan y son un coñazo en las mudanzas), pero esa disminución de ingresos se podría compensar con un aumento del porcentaje de royalties que paga el sello por el streaming, ya que la inversión que hacen es menor. Lo que pasa es que los músicos somos más de llorar y beber que de negociar, salvo honrosas excepciones. Luego está el cambio en la prensa musical, en los festis… Los ganadores se lo llevan todo, siempre ha sido así.

Eres un cantante consagrado en la escena nacional, el público conoce muy bien tu lado artístico, pero también has estado activo en el lado no tan artístico de la industria. En 2014 montaste tu propia discográfica con la que editaste tu álbum Perspectiva caballera, ¿cómo fue esta aventura y qué la motivó?
La motivó la curiosidad. Me salieron muchas canas. De todos modos iban a salirme, pero creo que no mereció la pena. Aún así estoy orgulloso de haberlo hecho bien, de que me saliera rentable, y de la ayuda de gente de Fnac y The Orchard.

Muchos artistas nos consultan y consultan nuestro post sobre ello. Tú ya lo hiciste, ¿puedes contarnos cómo es el proceso de autoeditar un disco para un artista? ¿Qué pros y qué contras tiene?
Me da pereza pensarlo, de verdad. Pienso que es mejor trabajar en equipo, que los artistas hagan canciones, que los sellos las publiquen. Pero si no tienes sello y quieres hacerlo, debes saber que la promoción lo es casi todo, y que en sociedad pocas veces se perdona que te eches al monte si no vas muy bien provisto.

Sr. Chinarro

«Creo que es muy difícil ser buen artista, buen empresario, buen todo, pero habrá casos, por supuesto. Por decir el primer consejo que se me viene a la cabeza: no se pongan estupendos. no vean demasiados documentales de la época dorada del rock and roll, o tirarán la casa por la ventana antes de tiempo»

Para muchos artistas actuales, el featuring es algo esencial tanto a nivel artístico para poder explorar nuevos horizontes, como a nivel estratégico, ya que una buena colaboración puede desencadenar un gran posicionamiento. A lo largo de tu carrera no has hecho muchas colaboraciones, ¿hay alguna razón tras esta decisión?
Esto me da más pereza aún. No veo qué tiene de malo que cada artista saque su disco. Creo que la gente ha visto demasiado OT.

Ha habido versiones de varias de tus canciones, como por ejemplo la de Cala Vento Del montón, ¿interviniste en esta decisión y cómo recibiste esta variación de tu obra?
También ha hecho Mishima otra versión de la misma canción en ese mismo disco, y hace bastante ya la hizo Destroyer. Me gustan las tres. No intervine en ninguna. Me alegró mucho que las hicieran, cómo no, es halagador y divertido.

Con más de tres décadas de valiosa experiencia a tus espaldas, ¿qué consejo les darías a los artistas que están empezando desde el punto de vista de la gestión empresarial de su música?
Creo que es muy difícil ser buen artista, buen empresario, buen todo, pero habrá casos, por supuesto. Por decir el primer consejo que se me viene a la cabeza: no se pongan estupendos. Uno puede recogerse sus cables después de tocar, puede vender sus discos en el quiosco de mercaderías que pone en los conciertos, y puede grabar sus discos con pocos medios si encuentran un buen mixer. En fin, que no vean demasiados documentales de la época dorada del rock and roll, o tirarán la casa por la ventana antes de tiempo.

Sonar claro es la sección de Sympathy for the Lawyer, empresa especializada en asuntos legales y fiscales de artistas, sellos, promotores, festivales y mánagers. Si necesitas información o asesoramiento, puedes ponerte en contacto con ellos.

Sonar claro

(«Apuesta del Día» del 28/10/2022)

Sr. Chinarro Reality show

Paprika está editado por Mushroom Pillow.


Enlaces relacionados: