Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
sábado 2 de julio de 2022
Fermi

Migente

Fermi

Un cantautor atípico, de guitarra y algún aderezo, que te lleva al bordo de la tristeza justo un segundo antes de arrancarte una sonrisa. Cuerpo y mar, juventud sin parodia. Hablamos del barcelonés Fermi, también parte del dúo Tronco.

Qué: Disco (Mont Ventoux)

Escuchamos el primer disco en solitario de Fermi y nos sentimos relajados, ajenos a modas e injertos digitales. Volvemos a ser oyentes de canciones. Una aguja en un vinilo, un casete en la pletina, un CD… ¿dónde se escuchaban los CDs? Fermi viene del pop, ha grabado junto con su hermana Conxita varios discos en su proyecto Tronco, entre ellos el encantador Nainonai. Fermi estaba acabando el bachillerato cuando los descubrió el panorama independiente.

Hoy se lanza en solitario con una colección de canciones que beben de los parámetros más variados: hay cantautor de guitarra de palo a lo Luis Eduardo Aute, está la pasión de Julio Bustamante por el Mediterráneo, el catalán como lengua, las producciones de Miqui Puig, la manera que tenía de cantar Helena Miquel, los arreglos de Mishima cuando decidió volver a casa.

Temas como Amigos, la confesión final, la realidad del espejo, el «no tengo lo que quiero / solo lo que no puedo evitar», son una auténtica delicia de un amanuense de la canción que en Tres coses sé se desmarca con teclados y sonidos acústicos que te llevan al borde de la tristeza justo antes de arrancarte una sonrisa.

Ejercicios todos sensibles los de Fermi, con Bon vent i barca nova atrapan las posibilidades bucólicas de Kiev Cuando Nieva compartiendo estudio con Pau Riba, folk sin ambages, con colaboraciones como Laura, de Doble Pletina, o las producción y arreglos de José Ignacio Martorell (Jonston) y Eloy Bernal, que le acompañan –como su hermana Conxita en el arte del LP–, en un disco, Migente, que nos lleva a imaginar el camino de Sisa desde el Mediterráneo hasta Madrid, cuando explicaba a todo el mundo que Ricardo Solfa había roto el mar. Una guitarra y algunos aderezos, coros, teclados, percusiones, mínimas revueltas para un disco que nos hace desear seguir viviendo. Simplemente eso.

Fermi Migente

Enlaces relacionados: