Culturas contemporáneas de España y Latinoamérica a diario
-
miércoles 28 de octubre de 2020

¡Bang! ¡Bang! Estás liquidado

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota

(Del cielito, 1989)
Un cuarto álbum consagratorio de cara a las masas y una conquista musical impecable: la épica «ricotera» alcanza aquí su máxima expresión. Es el fruto de una dupla que se conoce muy bien y que sabe dónde golpear: la voz magnética y rasposa del «Indio» Solari, que cautiva con sus melodías embriagadoras y su lírica evasiva, y la guitarra gloriosa de Skay, que resplandece con riffs eminentes y orienta al resto de la banda como un faro en la noche. Una cima que cierra su mejor década y concreta la mística que nadie supo igualar.

PATRICIO REY Y SUS REDONDITOS DE RICOTA: el rock de las masas
¿El grupo de rock argentino más grande de la historia? Todo indica que sí, al menos en su propio territorio. Ninguna otra banda tuvo tanto poder de convocatoria y generó tanto nivel de devoción. Además funcionó siempre de manera independiente, lo que la hace doblemente exitosa: llenó estadios sin por eso tener que pasar por la televisión ni dejarse capturar por ninguna discográfica. El secreto de su música reside en el tándem artístico constituido por Carlos «El Indio» Solari y Skay Beilinson: el primero escribiendo letras memorables y cantándolas de un modo tan particular como preciso; el segundo, aportando texturas, fuego y rock‘n’roll con una forma de tocar la guitarra que recuerda tanto a Hendrix como a The Edge. Su prehistoria se remonta a finales de los años 70, cuando arrancaron en la ciudad de La Plata. Y su historia, a grandes rasgos, se divide en dos etapas. La primera responde a la década de los 80, representada por un continuo avance en el circuito under y, por supuesto, cuatro discos antológicos: Gulp! (1985), Oktubre (1986), Un baión para el ojo idiota (1988) y ¡Bang! ¡Bang! Estás liquidado (1989). La segunda, durante los 90, marcada por una popularidad indomable. El grupo nunca anunció su separación de manera oficial y desde finales de 2001 permanecen en silencio, al menos como banda: Skay continúa grabando discos en solitario, lo mismo que «El Indio», que además siguió llenando estadios.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota ¡Bang! ¡Bang! ¡Estás liquidado!

 

Los 60 discos

Más artículos del especial Argentina. 60 discos: Divino tesoro